jueves, marzo 03, 2011

Mi Misericordia levanta al abatido, da fuerza al caído. Es luz para el ciego, palabra para el que predica

Maíz




MENSAJE DE NUESTRO SEÑOR JESUCRISTO
A SU HIJA AMADA, LUZ DE MARÍA.

26 DE FEBRERO DE 2011

 

 

 

Pueblo Mío:

LES BENDIGO. LES GUÍO.

MI AMOR RESPLANDECE POR MIS HIJOS.

 

Mi Misericordia levanta al abatido, da fuerza al caído. Es luz para el ciego, palabra para el que predica.

 

Estos son instantes de conversión, en los que les llamo a hacer SILENCIO INTERIOR para que escuchen Mi Voz.

 

El hombre avanza y progresa tecnológicamente pero retrocede espiritualmente. La mente humana se sumerge en el mar de los avances e impulsa el corazón a retroceder. La mano del hombre crea progreso mientras da muerte a la vida.

 

Amadísimos:

 

LA URGENCIA DE UN CAMBIO EN EL PROCEDER ES PRIORITARIO.

ESTO DEBE PREVALECER ANTE TODO.

 

Las almas se pierden ante la confusión actual, manteniéndoles en una guerra invisible para el ojo humano, pero sensible al corazón y al espíritu, el cual está debilitado por la ignorancia a la que ha sido sometido por el modernismo.

 

El enemigo del alma ha levantado pueblo contra pueblo a lo largo de la historia y en este instante llevará a los hombres a someterse mutuamente al dolor y a la muerte, con armamentos desconocidos para la mayoría.

 

EL COMUNISMO NO HA CESADO SU AVANCE EN NINGÚN MOMENTO. Aun permaneciendo  aparentemente dormido, trabaja de noche y de día apoderándose de las mentes, abasteciendo secretamente a sus aliados y reforzando sus estrategias.

 

El desarrollo tecnológico mal empleado causará consecuencias nefastas y cuanto el hombre ha enviado al espacio caerá sobre la Tierra a consecuencia de un sismo gigantesco.

 

Amadísimos Míos: No son instantes para ocultarle a Mi Pueblo lo venidero. No son instantes para silenciar Mi Amor. No son instantes para exaltar cuanto no es digno de ser exaltado. El Cosmos vive instantes de premura, palpita aceleradamente, vibra y suspira por purificación.

Un jinete cabalga sobre la humanidad. De Medio Oriente se levanta el dolor, el hambre, la turbación y ésta se extenderá por doquier.  

 

Amados hijos: levanten el rostro y miren a lo alto, reconozcan el hablar de la naturaleza.  No sigan ignorando a la Creación, ésta les habla.

 

Oren, fusiónense con Mi Voluntad, amen y agradezcan lo que no comprenden.

 

Oren y bendigan a sus hermanos.

Oren por Brasil, se conmoverá.

Oren por Hungría, sufrirá.

Oren por España, padecerá grandemente.

El agua fuente de vida, será nuevamente contaminada.

 

Mis hijos confían y aman Mi Voluntad.  Mis hijos reverencian y adoran Mi Voluntad. Mi amor rescata a las almas; tan solo, toquen a Mi Puerta. Ya vendrá el nuevo amanecer para Mis hijos. El mal no encontrará cabida entre los hombres y todo será paz.

 

Mis hijos mirarán en toda la Creación el germen de Mi Amor.  Mi Madre acampará con Sus hijos; los dones perdidos serán merecidos nuevamente por el hombre y Me miraré complacido en cada criatura humana. Todo el Cosmos vibrará con el latir de Mi Corazón a un único ritmo, y el hombre respirará Mi Paz en total concordancia.

 

¡ADELANTE, HIJOS, NO TEMAN!  DE LA PURIFICACIÓN EMANARÁ MI PUEBLO SANTO.

NO TEMAN, LES BENDIGO.

MI MISERICORDIA PERMANECE ABIERTA.

 

Con Amor,

 

Su Jesús

 

AVE MARÍA PURÍSIMA, SIN PECADO CONCEBIDA.

AVE MARÍA PURÍSIMA, SIN PECADO CONCEBIDA.

AVE MARÍA PURÍSIMA, SIN PECADO CONCEBIDA.

 

 

 

COMENTARIO DEL INSTRUMENTO SOBRE EL MENSAJE

 

Hermanos (as):

 

ESTAMOS LLAMADOS A SUPERAR LA LIMITACIÓN DE LA MENTE, QUE NO DESEA ABRIRSE Y MIRAR CUANTO SUCEDE ALREDEDOR.

 

No es alentador el padecer de la humanidad en este instante, pero… no podemos cerrarnos y permanecer indiferentes al estado actual de la humanidad.

 

Todo ha sido anunciado desde tiempos remotos. En el Antiguo Testamento leemos cómo el pueblo rebelde se mofaba de Noé y su familia hasta que llegó el Diluvio y concluyeron reconociendo que todo cuanto se les anunciaba era realidad.  Hermanos podríamos citar múltiples ejemplos; no con el fin de atemorizar, sino de alertar y ejemplificar.

 

Hermanos, la humanidad debe despertar de este letargo en que se ha sumergido, negándose de esta forma a reconocer los signos. Cada uno es llamado a hacer silencio interior, a acallar los sentidos corporales y escuchar en el interior la Voz Divina.

 

Estamos ya prevenidos con respecto  a la tecnología; el hombre se ha levantado y tocado el Universo, dejando suspendido en el espacio radares, estaciones espaciales, etc.  Con el estremecer de la Tierra se estremecerá también el Universo y como en la Torre de Babel todo caerá nuevamente a la Tierra.

 

No somos únicamente carne que camina, se alimenta, ve, toca y siente. Somos espíritu y tenemos que alimentarlo para que comprendamos que… el tiempo no es tiempo y que la Voluntad de Dios es que todos Sus hijos se salven.

 

HERMANOS, OREMOS, INTERCEDAMOS, MINISTRÉMONOS UNOS A OTROS. AMEMOS COMO DIOS NOS AMA Y BENDIGAMOS EN EL "NOMBRE QUE ESTÁ POR SOBRE TODO NOMBRE".

 

Amén.


Sobre la vidente:

La señora Luz de María de Bonilla es de América Latina, casada con hijos,  desde hace ya más de 17 años recibe mensajes de Nuestro Señor Jesús y Nuestra Santísima Madre María, dando enseñanzas, profetizando y advirtiendo sobre acontecimientos dramáticos para la humanidad, muchos de los cuales se han cumplido con exactitud, ella cuenta con un grupo de sacerdotes que la acompañan, permaneciendo en el anonimato por mandato de Jesús hasta que El disponga se dé a conocer públicamente su identidad, no obstante debido a la celeridad de los eventos muchos de los mensajes se dan a conocer a la humanidad por disposición del Señor


PARA ESTUDIAR Y ENTENDER


Revelación Publica y Privada, no nos dejemos confundir

 

 

. Debemos distinguir, siguiendo la doctrina de la Iglesia, entre "revelación pública" y "revelaciones privadas" y advertir que entre ambas hay una diferencia no sólo de grado sino de esencia.

10 1. La Revelación pública designa la acción reveladora de Dios destinada a toda la humanidad que ha encontrado su expresión literaria en las dos partes de la Biblia: el Antiguo y el Nuevo Testamento.

11. Se llama "revelación" porque en ella Dios se ha dado a conocer progresivamente a los hombres, hasta el punto de hacerse Él mismo hombre, para atraer a Sí y para reunir en Sí a todo el mundo por medio del Hijo encarnado, Jesucristo.
Se trata de un proceso vital en el cual Dios se acerca al hombre
a. Que no se da a través de comunicaciones intelectuales,
b. Puesto que atañe al hombre total,
c. Proceso en el que se manifiestan también contenidos que tienen que ver con la inteligencia y con la comprensión del misterio de Dios.
d. Vale para todos los tiempos y encuentra su cumplimiento con la vida, muerte y resurrección de Jesucristo.
e. Por ello se enseña que la Revelación pública ha terminado con la muerte del último de los apóstoles y, a partir de allí la Iglesia está vinculada con historia de la salvación y la palabra de la Biblia que garantiza e interpreta esa historia.
f. "Aunque la Revelación esté acabada, no está completamente explicitada; corresponderá a la fe cristiana comprender gradualmente todo su contenido en el transcurso de los siglos "(CATIC 66). Quien guía esta obra de crecimiento de la comprensión es el Espíritu Santo
(2).
g. El Concilio Vaticano II señala tres maneras esenciales a través de las cuales se realiza la guía del Espíritu Santo en la Iglesia y, en consecuencia, el "crecimiento de la Palabra":
- por medio de la meditación y del estudio de parte de los fieles,
- por medio del conocimiento profundo, que deriva del conocimiento espiritual,
- por medio de la predicación de "los obispos, sucesores de los Apóstoles en el carisma de la verdad"
(3)
h.- La Revelación alcanza su culminación en Cristo, Verdad que salva. "Es preciso que Cristo sea anunciado a todos los pueblos y a todos los hombres y así la Revelación llegue hasta los confines del mundo". El mismo Señor Jesucristo mandó a los apóstoles predicar a todos los hombres el Evangelio como fuente de toda la verdad salvadora y de toda norma de conducta, comunicándoles así los bienes divinos"
(4).
i.- La trasmisión del Evangelio, según el mandato del Señor, se hizo de dos maneras de parte de los apóstoles : oralmente y por escrito. Estos confiaron a sus sucesores la tarea de transmitir hasta el fin de los tiempos. Esta transmisión viva, llevada a cabo en el Espíritu Santo, es llamada Tradición en cuanto distinta de la Escritura pero ligada estrechamente a ella
(5).

12. 2. Las revelaciones privadas:
1. La Iglesia acepta que pueden existir,
2. Su función no es la de "completar" la Revelación definitiva de Cristo, sino la de ayudar a vivirla más plenamente en una cierta época de la historia,
3. La autoridad de las revelaciones privadas es esencialmente diversa de la única revelación pública: ésta exige nuestra fe, aquellas sólo se la exige a la persona que efectivamente las hubiera recibido
(6
).
4. El criterio de verdad y de valor de una revelación privada es su orientación a Cristo. Cuando ella nos aleja de Cristo, cuando se hace autónoma o, más aún, cuando se hace pasar como otro y mejor designio de salvación, más importante que el Evangelio, entonces no proviene ciertamente del Espíritu Santo, que nos guía hacia el interior del Evangelio y no fuera del mismo.
5. ¿Cuál es la categoría teológica de las revelaciones privadas? San Pablo enseña: "No extingan la acción del Espíritu; no desprecien las profecías; examínenlo todo y quédense con lo bueno"(1 Tes 5,19-21). El don de la profecía se ha dado siempre en la Iglesia. Se ha de examinar. La profecía en la Biblia no quiere decir predecir el futuro, sino explicar la voluntad de Dios para el presente, lo cual muestra el recto camino para el futuro.
6. ¿Qué decir de la estructura antropológica de las revelaciones privadas? La antropología teológica distingue tres formas de percepción o de "visión": la visión con los sentidos, es decir la percepción externa corpórea, la percepción interior y la visión espiritual (visio sensibilis, imaginativa, intellectualis). Si estuviéramos ante un caso de visiones se trataría de percepción interior o visión imaginativa, donde coincide un elemento externo, suprasensible, con el elemento subjetivo que traduce la experiencia. Por ello, el discernimiento de la Iglesia para interpretar el fenómeno de la visión aparece ciertamente necesario, puesto que el riesgo del subjetivismo es mucho mayor. Esto exige que la Iglesia en sus investigaciones estudie con mucho detenimiento el fenómeno y recurra al auxilio de las ciencias (entre las que no se ha de excluir la psicología) para conseguir un acercamiento lo más objetivo a la realidad.

13.3.- RELACION entre Revelación pública y revelaciones privadas.

A riesgo de repetir recordaremos lo siguiente:

Aceptamos la existencia de las revelaciones privadas. Reconoce su existencia el Catecismo de la Iglesia Católica (n. 67) quien enseña que algunas de ellas han sido reconocidas por la autoridad de la Iglesia. Su función es la de ayudar a vivir la Revelación de Cristo en una determinada época de la historia.

14. Debe quedar claro que la autoridad de las revelaciones privadas es esencialmente diversa de la única Revelación pública.

1.- La Revelación pública 2.- La Revelación privada
a.- Exige nuestra fe porque en ella a través de palabras humanas y de la mediación viviente de la Iglesia, Dios mismo nos habla. a.- Es una ayuda para la fe y no es obligatorio hacer uso de la misma. "No se debe un asentimiento de fe católica a revelaciones, no es ni tan siquiera posible.
Estas revelaciones exigen mas bien un asentimiento de fe humana; según las reglas de la prudencia, que nos las presenta como probables y piadosamente creíbles". (Card. Próspero Lambertini).

b.- La certeza de que Dios habla me da la seguridad de que encuentro la verdad misma y, de ese modo, una certeza que no puede darse en ninguna otra forma humana de conocimiento. Es la certeza sobre la cual edifico mi vida y a la cual me confío al morir b.- El criterio de verdad es una orientación a Cristo mismo. Cuando ella nos aleja de Él, cuando se hace autónoma, o más aún, cuando se hace pasar como otro y mejor designio de salvación, mas importante que el Evangelio, entonces no viene ciertamente del Espíritu Santo, que nos guía hacia el interior del Evangelio y no fuera del mismo.

c.- ¿Qué elementos contiene la aprobación eclesiástica de una revelación privada?
a) Que el mensaje en cuestión no contiene nada que vaya contra la fe y las buenas costumbres;
b) Que es lícito hacerlo público
c) Que los fieles están autorizados a darle su adhesión en forma prudente.

15. B.- La fe
Dios se revela hablando a los hombres como amigo "para invitarlos a la comunicación consigo y recibirlos en su compañía", nos enseña el Catecismo de la Iglesia Católica, y continúa "la respuesta adecuada a esta invitación es la fe"(142).
Por la fe, el hombre somete completamente su inteligencia y su voluntad a Dios. Con todo su ser, el hombre da su asentimiento a Dios que revela. Esta respuesta es llamada por la Escritura "obediencia de la fe".

16. ¿Qué es obedecer en la fe? . Es someterse libremente a la palabra escuchada, porque su verdad está garantizada por Dios, la Verdad misma.
¿En quién creemos?. Sólo en Dios. El Catecismo enseña que "no debemos creer en ningún otro que no sea Dios Padre, Hijo y Espíritu Santo"(178). Y esto porque "creer" entraña una doble referencia: a la persona (a quien creo) y a la verdad (que creo): a la verdad por confianza a la persona que atestigua. Teniendo en cuenta esto advertimos la fuerza de la siguiente afirmación del Catecismo: "La fe es ante todo una adhesión personal del hombre a Dios (referencia a la persona) y es al mismo tiempo e inseparablemente el asentimiento libre a toda la verdad que Dios ha revelado (referencia a la verdad)" (150).
Esta referencia a Dios Padre comporta una referencia a Cristo (151) y al Espíritu Santo (152).

17. La fe, que es una gracia, es también un acto humano. Aunque un poco largo, vale la pena transcribir el texto completo del número 154 del Catecismo: "Sólo es posible creer por la gracia y los auxilios interiores del Espíritu Santo. Pero no es menos cierto que creer es un acto auténticamente humano. No es contrario a la libertad ni a la inteligencia del hombre depositar la confianza en Dios y adherirse a las verdades por Él reveladas. Ya en las relaciones humanas no es contrario a nuestra propia dignidad creer lo que las otras personas nos dicen sobre ellas mismas y sobre sus intenciones, y prestar confianza a sus promesas (como, por ejemplo, cuando un hombre y una mujer se casan), para entrar así en comunión mutua. Por ello, es todavía menos contrario a nuestra dignidad presentar por la fe la sumisión plena de nuestra inteligencia y de nuestra voluntad al Dios que se revela y entrar así en comunión íntima con Él.".

18.- La fe es un conocimiento cierto porque se funda en la Palabra de Dios pero trata de comprender, por eso suscita la búsqueda que intenta comprender mejor lo que le ha sido revelado. Es un acto libre. Nadie debe estar obligado, contra su voluntad a abrazar la fe porque el acto de fe es voluntario por su propia naturaleza.

19.- La fe es un acto personal. Pero no es un acto aislado. Nadie puede creer solo. Nadie se ha dado la fe a sí mismo, como nadie se ha dado la vida a sí mismo. Cada creyente es un eslabón en la gran cadena de los creyentes. La Iglesia es la primera que cree, y así conduce y alimenta mi fe.

20.- La salvación viene sólo de Dios; pero puesto que recibimos la vida de la fe a través de la Iglesia que nos da el bautismo, ella es nuestra madre y, porque es nuestra madre, es también la educadora de nuestra fe. Ella nos enseña qué debemos creer y nos educa en la fe.
¿Por qué le creemos a Dios?. A causa de la autoridad de Dios mismo que revela y que no puede engañarse ni engañarnos. "Sin embargo, para que el homenaje de nuestra fe fuese conforme a la razón, Dios ha querido que los auxilios interiores del Espíritu Santo vayan acompañados de las pruebas exteriores de su revelación. Los milagros de Cristo y de los santos, las profecías, la propagación y la santidad de la Iglesia, su fecundidad y su estabilidad, son signos ciertos de la revelación adaptados a la inteligencia de todos, motivos de credibilidad que muestran que el asentimiento de la fe no es en modo alguno un movimiento ciego del espíritu" (156).

21.-Según todo lo hasta aquí afirmado, que resume lo enseñado por la Iglesia en su Catecismo, el cristiano presta su asentimiento de fe a lo que la Iglesia enseña como expresión de la Revelación pública y que se contiene en la Sagrada Escritura y en la Tradición que es explicitada y explicada en su Magisterio.

22.-Lo que es contenido de revelaciones privadas no puede exigir el mismo nivel de adhesión. De hecho, la Iglesia sólo se pronuncia desde la prudencia pastoral y según lo ya indicado en el N° 14 de este informe, página 4.

 

Seguidor del Catesismo de la Iglesia

Reflexion y Vida

Punto de Vista

Radio Vaticano - La voz del Papa y de la Iglesia dialogan con el mundo

Enlaces que no puedes dejar de ver