viernes, marzo 18, 2011

MI CORAZÓN ES AMPARO Y LUZ PARA LOS QUE BUSCAN LA RECONCILIACIÓN

MENSAJE DE LA SANTÍSIMA VIRGEN MARÍA
A SU HIJA AMADA LUZ DE MARÍA

12 DE MARZO DE 2011

 

 

 

LES BENDIGO.

 

MI CORAZÓN ES ARCA DONDE SE REFUGIAN QUIENES ANSÍAN RECONCILIARSE CON SU CREADOR.

 

MI CORAZÓN ES AMPARO Y LUZ PARA LOS QUE BUSCAN LA RECONCILIACIÓN.

MI CORAZÓN SE ABRE ALOJANDO A LOS ATRIBULADOS.

 

Amadísimos de Mi Corazón Inmaculado:

                                      

Ante la premura de este instante, Mi Mano se encuentra extendida frente a cada uno de ustedes. Permítanme conducirles hacia la Patria Celestial.

 

Son instantes severos para toda la humanidad. Caminan en oscuridad, de dolor en dolor.

 

La calamidad cabalga por todo el Orbe, dejando una estela de destrucción, peste y hambre.

 

El agua continúa su paso. La oración por Japón no debe decaer, intensifíquenla.

 

Un nuevo surco de dolor se ha abierto ante toda la humanidad. El hombre lamentará los avances negativos de la ciencia.

 

El Cáliz amargo se vierte de lugar en lugar.

 

Oren por Chile, sufrirá.

Oren por Estados Unidos, el dolor asoma.

Oren por la Tierra del Fuego, ha despertado, Mis hijos lamentarán.

Oren por Jamaica.

Oren por Brasil,  no le olviden.

Oren por Hawái,  Vancouver  y Costa Rica, oren.

 

Amadísimos hijos, atiendan el llamado sin titubear.

 

El sol y la luna muestran al hombre su fuerza.

 

Un ave acerca la peste y Mis hijos, no atienden.

 

Se acerca la nube esperada; del Cielo desciende el hielo ante la mirada del  hombre.

 

Mi Corazón late aprisa por los Míos, se duele por Mis hijos. Son instantes de pesar.

 

EN ESTA CUARESMA DE MISERICORDIA LES INVITO A RETOMAR EL CAMINO RECTO.

SEAN CRIATURAS DE ORACIÓN, DE FRATERNIDAD, DE BONDAD.

 

Peregrino tocando corazones donde albergarme y ablandarles para que no olviden a sus hermanos, y el amor de Mi Hijo florezca, perfumando las almas.

 

Hijos, la humanidad despertará y luego intensificará su reacción contra Dios, sumergiéndose en el error.

El instante se acorta ante el Amor Infinito, ante Mi Regazo que extraña a sus pequeños.

 

No teman, la  Divina Misericordia no conoce límites. Todo el que se acerque encuentra la puerta abierta, encuentra el agua para calmar la sed y encuentra el Amor.

 

Conságrense a Mi Corazón, levanten las almas caídas, sean sal de la tierra, sean testimonio de caridad.

Mis Legiones Angélicas les acompañan, con cada oración de ustedes se acercan y les protegen continuamente.

 

NO TEMAN, CONFÍEN.   NO TITUBEEN, AQUÍ ESTOY SOY SU MADRE.

LA PRECIOSÍSIMA SANGRE DE MI HIJO LES REDIMIÓ DEL PECADO. ASCIENDAN HACIA EL CIELO.

 

Hijitos, la oración es óleo que refresca Mi Corazón dolido por la humanidad sufriente.

 

Soy Madre, no Me separo de ustedes. Los que no Me aman son buscados por Mí con infinita paciencia y amor. No descanso de día ni de noche y permanezco esperando ser llamada.  

 

Les bendigo, les amo.

 

Bendigo sus familias, imprimo un "TE AMO" en cada criatura que lee este llamado.

Reciban Mi Paz.

 

 

 

AVE MARÍA PURÍSIMA, SIN PECADO CONCEBIDA.

AVE MARÍA PURÍSIMA, SIN PECADO CONCEBIDA.

AVE MARÍA PURÍSIMA, SIN PECADO CONCEBIDA.


 

COMENTARIO DEL INSTRUMENTO SOBRE EL MENSAJE

 

 

Hermanos (as):

 

El corazón se desborda en sentimientos ante la ternura de nuestra santísima madre. Ella no se reserva el amor y lo derrama sobre nosotros, cual río de agua viva que refresca el corazón y la mente, en instantes dolorosos para quienes con conciencia de lo que sucede y de lo que se acerca a la humanidad, permanecemos expectantes, pero con la fe fortalecida por el Amor Materno. Con suavidad la Madre Santísima toca varios temas en este llamado, que el Cielo ha venido anunciando poco a poco.

 

En un párrafo nos advierte y en otro nos alienta. Es esa dulzura, esa delicadeza que sólo el Cielo nos regala sin merecerlo.

 

El hombre permanece asombrado por el estremecerse de la Tierra, a sabiendas de que este estremecerse no cesará, sino aumentará.

 

Un nuevo jinete está surcando los aires con gritos de guerra; ésta atrae la calamidad  se posesiona de la humanidad.

 

OREMOS HERMANOS, NO DECAIGAMOS EN LA ORACIÓN.

ENCONTREMOS ESOS ESPACIOS PARA LA ADORACIÓN, PARA LA ALABANZA, PARA DAR GRACIAS Y PARA INTERCEDER UNOS POR OTROS.

 

Dios nos ama, Mamá María nos muestra Su Corazón.

 

Amén.

Seguidor del Catesismo de la Iglesia

Reflexion y Vida

Punto de Vista

Radio Vaticano - La voz del Papa y de la Iglesia dialogan con el mundo

Enlaces que no puedes dejar de ver