sábado, diciembre 02, 2017

La Asociación Médica Mundial actualiza el Juramento Hipocrático desprotegiendo al no nacido

(Mercatornet/InfoCatólica) La Asociación Médica Mundial (The World Medical Association, WMA, en inglés) ha aprobado un moderno sucesor del Juramento Hipocrático. Esta es la primera revisión que se hace en una década y refleja los cambios que se están produciendo en el entorno de la ética médica.
La declaración actual es aún un intento honorable de afirmar que los médicos tienen deberes con sus pacientes y con la sociedad; no son sólo empresarios con experiencia en la fisiología humana, interesados en obtener los máximos beneficios.

Abandono del compromiso ético tras los horrores nazis

Sin embargo, se ha desviado del apremio que los médicos sintieron en 1948, justamente después de la Segunda Guerra Mundial. Antes y durante esta guerra un grupo de eminentes doctores alemanes habían ya traicionado su profesión haciendo experimentos con los reticentes prisioneros de los campos de concentración, explotando su desamparo para promover el conocimiento científico (lo cual era falso). Algunos participaban en la eutanasia forzada; otros en crímenes masivos. Uno de los juicios contra los Nazis celebrados después de la guerra, fue el de 23 médicos. Incluso hubo doctores japoneses que participaron en dichas atrocidades médicas.
Por lo tanto, era claramente un asunto muy serio el compromiso personal de no dañar a los pacientes. En 2017 es posible que el peligro de convertirse en un enemigo de la humanidad en vez su servidor parece menos importante. Los cambios introducidos en el código de 2017 reflejan una visión de la medicina más burocrática y legalista.

Ya no es «juramento» sino «promesa»

En primer lugar, la «Declaración de Ginebra» ya no se denomina «juramento» sino «promesa». Un juramento es una promesa solemne, invocando, a menudo, a una divinidad como testigo. En una sociedad cada vez más secularizada, la WMA (World Medical Association, Asociación Médica Mundial) aparentemente cree que introducir, aunque sea sutilmente, la idea de Dios y de leyes dadas por Dios o incluso una ley natural, es un anacronismo.
En la versión de 1948 los médicos declaraban que «ni siquiera bajo amenaza, usaré mis conocimientos médicos en contra de las leyes de la humanidad». Las «leyes de la humanidad» han sido reemplazadas por los «derechos humanos y las libertades civiles». En otras palabras, la idea innata del bien y el mal ha sido desplazada por la ley positiva. En algunas circunstancias, al menos, lo correcto y lo incorrecto puede ser definido por el gobierno.

Permisión implícita del aborto

El cambio más significativo consiste en que se permite implícitamente el aborto.En 1948, los médicos debían declarar «tendré el máximo respeto por la vida humana desde el momento de su concepción». En otras palabras, la prohibición casi universal del aborto fue respaldada por la profesión médica. En 2107, ésta ha sido rebajada a «tendré el máximo respeto por la vida humana». En tanto que muchos moralistas afirman que un embrión está vivo, pero no es una vida humana, esta es una cláusula de escape que permite el aborto.
Hay alguna presión sobre la WMA para que cambie su postura en lo que se refiere a los problemas concernientes al final de la vida, aunque parece que se opone decididamente a esto por el momento. Sin embargo, a este ritmo, esto podría cambiar. ¿Se comprometerán los médicos algún día a «tener el máximo respeto por la vida humana autónoma libremente escogida»?

Énfasis en la autonomía del paciente

Otro cambio importante es el énfasis puesto en la autonomía del paciente. Se ha insertado una cláusula en la versión de 2017 que dice «Respetaré la autonomía y la dignidad de mi paciente». Mientras que esto suena honorable, la prioridad concedida a la autonomía es ominosa. ¿Significa esto que un médico debe hacer lo que el paciente le pida, tanto si es practicar un aborto, hacer un cambio de sexo a un adolescente, como si es ayudarle a suicidarse?
Otra cláusula un tanto inusual requiere que los médicos velen por su propia salud: «tendré en cuenta mi propia salud, bienestar y habilidades para poder ofrecer los mejores cuidados». Quizás esté pensada para excluir a los médicos cuyos conocimientos hayan quedado obsoletos, debido a su edad. Pero también sugiere que se pone menos énfasis en la medicina como una confraternidad, un gremio preparado para compartir conocimientos. La versión de 1948 declaraba «mis colegas serán mis hermanos». En 2017, ¿esto es aun así?. ¿Cuáles son las consecuencias de que los doctores abandonen el concepto de profesión?
Los médicos de todo el mundo usan la Declaración de Ginebra actual. En muchos países es realmente parte del código de la profesión médica y en algunos es legalmente vinculante. Sin embargo, en otros países o bien no se usa o se ha adaptado. Se supone que el compromiso revisado es un código ético global para todos los médicos. El presidente de la WMA, Dr. Yoshitake Yokokura, de Japón dijo:
"La vida de los médicos es hoy completamente diferente a la de 1948 cuando se adoptó la Declaración de Ginebra original. Desde entonces la Declaración se ha convertido en el documento central de la ética médica y la versión moderna del Juramento Hipocrático de hace 2500 años. Esperamos que la Declaración aprobada hoy sea usada por todos los médicos del mundo para reforzar la determinación de los profesionales de mantener el máximo nivel en el cuidado de la salud de los pacientes".
Como se puede leer más abajo, la Declaración de Ginebra no abre las puertas a una visión utilitaria del cuidado de la salud. Pero en algunos puntos cruciales, como el valor de la vida humana especialmente, no es ni mucho menos clara.
Este es el texto completo de la versión de 2017:
Como miembro de la profesión médica:
Prometo solemnemente dedicar mi vida al servicio de la humanidad;
Velar ante todo por la salud y el bienestar de mi paciente;
Respetar la autonomía y la dignidad de mi paciente;
Tener el máximo respeto por la vida humana;
No permitir que consideraciones de edad, enfermedad o incapacidad, credo, origen étnico, sexo, nacionalidad, afiliación política, raza, orientación sexual, clase social o cualquier otro factor se interpongan entre mis deberes y mi paciente;
Respetar los secretos confiados a mí, incluso después del fallecimiento del paciente;
Ejercer mi profesión a conciencia y dignamente y conforme a la buena práctica médica;
Promover el honor y las nobles tradiciones de la profesión médica;
Dar a mis maestros, colegas y estudiantes el respeto y la gratitud que merecen;
Compartir mis conocimientos médicos en beneficio del paciente y el avance de la salud;
Cuidar mi propia salud, bienestar y capacidades para prestar atención médica del más alto nivel;
No usar mis conocimientos médicos para violar los derechos humanos y las libertades ciudadanas, incluso bajo amenaza;
Hago estas promesas solemne y libremente, bajo mi palabra de honor.

Traducido por Ana María Rodríguez para InfoCatólica
Artículo original publicado por Michael Cook en  Mercatonet.

Seguidor del Catesismo de la Iglesia

Reflexion y Vida

Punto de Vista

Radio Vaticano - La voz del Papa y de la Iglesia dialogan con el mundo

Enlaces que no puedes dejar de ver