viernes, junio 15, 2012

PROTEJAMOS LA VIDA, EL FUTURO DEPENDE DE NOSOTROS

Las predicciones para cada año nuevo que entra no suelen pasar de las primeras dos semanas, cuanto mucho duran un mes. Sin embargo, la predicción de hace un par de años de Brennan Bird, se ha mantenido en pie logrando la atención de todos y transformándolo en un icono del green living en California, una de las ciudades más ecológicas del mundo.
Brennan, un estudiante universitario, empezó a almacenar toda su basura y utilizarla para fabricar productos reciclados. Hasta ahora sus proyectos de construcción eco amigable han sido numerosos; desde bancos de plaza hechos con botellas plásticas hasta estructuras de botellas de vidrio para la biblioteca y un sin número de estructuras de tetra pack que han adornado el campus universitario.
El estudiante, quien explica que deseaba llevar a cabo un proyecto de año nuevo que realmente cumpliera un objetivo: utilizar la tonelada de basura, cantidad que produce al año una persona como promedio, para realizar objetos que cubran las necesidades tanto académicas como decorativas de su universidad. Aunque confiesa que almacenar la basura en su pequeña habitación ha sido uno de los mayores retos que ha emprendido, explica que es una buena llamada de atención tanto de sus compañeros como de él mismo para reducir la cantidad de desechos que se producen.
Explica también que, comprando productos locales y directamente de los proveedores o incluso al por mayor, reduce no sólo la cantidad de envoltorios y paquetes consumidos que serán desechados posteriormente, sino también los costos de compra, algo que se ha transformado vital en los tiempos de crisis que atraviesa el mundo. Brennan ha sido reconocido hasta ahora con el galardón del estudiante americano más eco-friendly por demostrar que la basura tiene muchos más objetivos que simplemente ser desechada.

Seguidor del Catesismo de la Iglesia

Reflexion y Vida

Punto de Vista

Radio Vaticano - La voz del Papa y de la Iglesia dialogan con el mundo

Enlaces que no puedes dejar de ver