martes, marzo 13, 2012

Guía para la oración de Cuaresma: Tercera Semana

Lunes 12 de marzo de 2012
Tercera semana de Cuaresma

La palabra
- 2 Reyes 5, 1-15a
- Sal 42(41), 2-3, 43(42), 3.4
- Lucas 4, 24-30
Salmo
Como busca la cierva corrientes de agua,
así mi alma te busca a ti, Dios mío;
tiene sed de Dios, del Dios vivo:
¿cuándo entraré a ver el rostro de Dios?
Las lágrimas son mi pan, noche y día…
(Sal 42, 2-4a)
Lectura
Al oír esto, todos en la sinagoga se pusieron furiosos y, levantándose, lo empujaron fuera del pueblo hasta un barranco del monte en donde se alzaba su pueblo, con intención de despeñarlo. Pero Jesús se abrió paso entre ellos y se alejaba (Lc. 4, 29-30).
Meditación
Padre, hay momentos en los que te sentimos cerca, caminando a nuestro lado y todo se vuelve más fácil y parece que la vida sonríe.
Pero muchas otras veces nos toca caminar de noche, sin sentir tu presencia, guiados por esa sed que tenemos muy dentro, por el anhelo de volver a reconocerte en nuestra vida.
Preces
Te pedimos por los que están atravesando pruebas duras, como la enfermedad o el paro. Ayúdanos a ser una pequeña luz en su camino.
Te presentamos a tu Iglesia sedienta de ti; que sepa reconocerte y acoger a los profetas de nuestros días para que no tengan que alejarse.
Te pedimos por los amigos de Tomelloso que el próximo sábado celebran la Cena AyC. Bendice su esfuerzo y sus ganas de hacer el bien.
Padrenuestro
Oración
Jesús fue valiente para anunciar tu mensaje, aunque muchas veces su propia gente no le aceptara. No permitas que nos acobardemos cuando las cosas se pongan difíciles. Fortalece nuestra confianza y no dejes que se apague esa sed que nos empuja buscarte cada día.

Martes 13 de marzo de 2012
Tercera semana de Cuaresma

La palabra
- Daniel 3, 25.34-43
- Sal 25 (24), 4bc-5ab.6.7bc.8.9
- Mt. 18, 21-35
Salmo
Sondea mis entrañas y mi corazón;
porque tengo ante los ojos tu bondad,
y camino en tu verdad.
Señor, yo amo la belleza de tu casa,
el lugar donde reside tu gloria.
(Sal 25, 2b-3.8)
Lectura
Entonces Pedro se acercó con esta pregunta: «Señor, ¿cuántas veces tengo que perdonar las ofensas de mi hermano? ¿Hasta siete veces?» Jesús le contestó: «No te digo siete, sino setenta y siete veces.» (Mt. 18, 21-22)
Meditación
¡Que dos ejemplos para una misma enseñanza! ¿Cuantas veces perdonar?
INFINITAS, eso nos dice el señor. ¿Cómo puede el perdón ser cuantificado? Sólo se perdona desde el corazón y el amor. ¿Cómo puedo tratar al prójimo de manera diferente a lo que pido para mí? Si lo que consigues o te dan lo consideras justo, ¿cómo no aplicar lo mismo a los demás?
Preces
Señor, te pedimos que llenes nuestra cabeza de sabiduría y que ensanches nuestro corazón para que podamos perdonar sin pedir nada a cambio.
Señor, te pedimos que aquello que invocamos al rezar el Padre nuestro: “perdona nuestras ofensas como nosotros perdonamos al que nos ofende”, no sea sólo una frase sino un modo de vivir en comunión con todos.
Te pedimos, Señor, por Benjamín y su compromiso con los empobrecidos de Bangladesh
Padrenuestro
Oración
Padre lleno de amor, que nos concedes siempre más de lo que merecemos y deseamos, perdona misericordiosamente nuestras ofensas y otórganos aquellas gracias que no hemos sabido pedirte y Tú sabes que necesitamos.

Miércoles 14 de marzo de 2012
Tercera semana de Cuaresma

La palabra
- Deuteronomio, 4, 1.5-9
- Sal 147.
- Mt. 5, 17-19
Salmo
Alabad al Señor, que la música es buena,
nuestro Dios merece una alabanza armoniosa.
Él sana los corazones destrozados,
venda sus heridas.
El Señor aprecia a sus fieles,
que confían en su amor entrañable (Sal 147,1.3.11).
Lectura
En verdad os digo: mientras dure el cielo y la tierra, no pasará una letra o una coma de la Ley hasta que todo se realice (Mt. 5, 18).
Meditación
Jesús es la culminación del anuncio realizado a los profetas. Pero para seguir y amar a Cristo hay que conocerlo. Sólo se puede imitar y amar a quien se conoce. El es Alguien nuevo y en Él descubrimos lo que significa una plenitud del amor a Dios y el amor al prójimo.
Pero identificarnos con Cristo requiere un cambio, una conversión personal.  Nuestra vida de fe, no es un complicarse la existencia con cosas extraordinarias, sino hacer extraordinaria nuestra existencia normal, descubriendo los dones y virtudes que el Señor puso en nuestra vida y reconociendo nuestros errores y fallos con sinceridad. 
Preces
Señor Jesús, ayúdanos a salir de nuestra comodidad, a dejar de lado nuestra fe individualista. Haz que sepamos abrazar el camino que tu nos has marcado, siendo fieles a Ti y a tu Iglesia.
Señor Jesús, envíanos a tu Espíritu. Que  Él inunde todos los rincones de nuestra existencia, inspire nuestra oración y nos haga capaces de dar verdadero testimonio en esta sociedad, tan alejada de Ti.
Señor Jesús, ilumina a nuestros jóvenes, despiértalos de ese letargo de vida fácil en que algunos se hallan inmersos. Perdónanos a los adultos por no haber sabido transmitirles mejor tu buena noticia.  Abre nuestras vidas a lo nuevo que tú quieres que brote.
Padrenuestro
Oración
Dichosos los pobres de Espíritu,
Porque de ellos es el Reino de los cielos.
Dichosos los mansos,
Porque heredarán la tierra.
Dichosos los que lloran,
Porque ellos serán consolados.
Dichosos los que tienen hambre y sed de justicia,
Porque ellos serán saciados.
Dichosos los misericordiosos,
Porque ellos alcanzarán misericordia.
Dichosos los limpios de corazón,
Porque ellos verán a Dios.
Dichosos los que trabajan por la Paz,
Porque ellos serán llamados hijos de Dios.
Dichosos los perseguidos por causa de la justicia,
Porque de ellos es el reino de los cielos

Jueves 15 de marzo de 2012                          
Tercera semana de Cuaresma

La palabra
- Jeremías 7, 23-28
- Sal 94
- Lc. 11, 14-23
Salmo
Venid, aclamemos al Señor,
demos vítores a la roca que nos salva;
entremos a su presencia dándole gracias,
vitoreándolo al son de instrumentos. (Salmo 94 1-2)
Lectura
El que no está conmigo, está contra mí; y el que no recoge conmigo, desparrama. (Lc. 11, 21-23)
Meditación
Jesús no nos deja alternativas. O tomamos nuestra vida y la ponemos junto con Él, y hacemos que así fructifique, o la perdemos y seremos como una vasija rota, agrietada e incapaz de retener el Agua Viva..... Es un compromiso cotidiano, que no podemos eludir y que está en nuestras manos. Un compromiso que nace de un corazón decidido, pero que tiene que transformarse en acción eficaz.
¿Estamos dispuestos a seguir a Cristo o estamos dispuestos a abandonarLe?

Preces
Por todos los que se esfuerzan en ser fieles a Jesucristo para que, aun en medio de sus pruebas, experimenten esa alegría serena que sólo encontramos en Él. Te lo pedimos, Señor.
Por aquellos que viven sin esperanza, para que en este tiempo de conversión, descubran la presencia continua del Espíritu, que nos empuja más allá de nuestras propias fuerzas. Te lo pedimos, Señor.
Por quienes, comprometidos con su fe, entregan su vida en la tarea de guiarnos, con dedicación y ejemplo, para que cada vez estemos más cerca del Cristo que nos salva. Te lo pedimos, Señor.
Para que en esta Cuaresma escuchemos la voz del Señor. Que no nos conformemos con ser cristianos «a medias», que nos comprometamos verdaderamente en dar lo mejor de nosotros mismos para construir un mundo más humano. Te lo pedimos, Señor.
Padrenuestro
Oración
Señor, concédenos la gracia de elegir verdaderamente estar Contigo, de caminar por la senda que Tú nos muestras, de encontrar en Ti la respuesta a tantos interrogantes que hay en nuestros corazones, de transmitir los valores evangélicos y de ser capaces de ser Luz del Mundo y Sal de la Tierra.  Amén

Viernes 16 de marzo de 2012
Tercera semana de Cuaresma

La palabra
- Oseas 14, 2-10
- Sal 80
- Mc. 12, 28b-34
Salmo
Oigo un lenguaje desconocido:
-Retiré sus hombros de la carga,
y sus manos dejaron la espuerta.
Clamaste en la aflicción, y te libré.
(Salmo 80, 6c-8a)
Lectura
Jesús le contestó: “El primer mandamiento es: Escucha, Israel: El Señor nuestro Dios es un único Señor. Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, con toda tu alma, con toda tu inteligencia y con todas tus fuerzas”.Y después viene este otro: Amarás a tu prójimo como a ti mismo. No hay ningún mandamiento más importante que éstos.» (Mc. 12, 29-31)
Meditación
La complejidad y el agobio de la Ley se resumen en dos líneas que apuntan a un horizonte cuyo enigma solo es posible acariciar como incertidumbre… Y entonces sobreviene lo inesperado: el Señor del Universo, el creador de todo lo que conocemos, descarga a su gente de aquello que les doblega, que les abruma. ¿Sabré reconocer que este mensaje es también para mí mismo?
Preces
Te presentamos a todos los que en nuestra sociedad viven cansados y agobiados, llenos de estrés y preocupaciones. Alivia Tú su carga.
Te pedimos por tu Iglesia, para que no sea una carga pesada para la gente, sino, por el contrario, un lugar de alivio y descanso, de acogida y amistad.
Por Parnel y Holiné y todos los jóvenes parados y sin esperanza en el futuro en cualquier lugar del mundo.
Padrenuestro
Oración
Bendito seas, Padre de bondad, por todos aquellos que, desde María y los apóstoles han puesto su confianza en Ti, comprendiendo y compartiendo lo esencial del Evangelio.

Sábado 17 de marzo de 2012
Tercera semana de Cuaresma

La palabra
- Oseas 6, 1-6
- Sal 51 (50), 3-4.18-19.20-21ab
- Lc 18, 9-14
Salmo
Misericordia, Dios mío, por tu bondad,
por tu inmensa compasión borra mi culpa.
Lava del todo mi delito,
limpia mi pecado. (Sal 50,3-4)
Lectura
Jesús dijo esta parábola por algunos que estaban convencidos de ser justos y despreciaban a los demás. «Dos hombres subieron al Templo a orar. Uno era fariseo y el otro publicano. El fariseo, puesto de pie, oraba en su interior de esta manera: “Oh Dios, te doy gracias porque no soy como los demás …” Mientras tanto el publicano se quedaba atrás y no se atrevía a levantar los ojos al cielo, sino que se golpeaba el pecho diciendo: “Dios mío, ten piedad de mí, que soy un pecador.” Yo os digo que este último estaba en gracia de Dios cuando volvió a su casa, pero el fariseo no. Porque el que se hace grande será humillado y el que se humilla será enaltecido.» 
(Lc 18, 9-14)
Meditación
El primer paso para curarse es reconocer la propia enfermedad. Cuando soy consciente de mis faltas, de las cometidas individualmente y también de los pecados colectivos de los que participo por mi pasividad, puedo acercarme a Cristo como mi sanador, mi Salvador. En mi sinceridad comienza mi resurrección y mi curación. El Padre me pide que reparta la misericordia que recibo de él. En Cuaresma la oración, los ayunos y los sacrificios no valen nada si no son por Amor.
Preces
Por los misericordiosos, los que gastan sus vidas en amar, para que veamos en ellos la luz de Dios en nuestro mundo
Por quienes ayunan, oran, y se sacrifican para estar más cerca de Dios, para que no olviden que nada vale si su oración y sacrificio no nace del Amor.
Por nosotros, para que seamos capaces de reconocer nuestros pecados con la humildad del publicano y así comenzar nuestra conversión
Por Tomasa, Rosa, Ana, Longinos, Lourdes, Antonio, María, Pedro Luis, Gustavo,  que en la cena de esta noche en Tomelloso sientan la alegría de contribuir a la construcción del pequeño hospital dispensario de Los Cayos – Haití -
Padrenuestro
Oración
Padre misericordioso, crea en mi corazón una conciencia crítica con mis propios actos y mis omisiones, y haz que a partir del reconocimiento de mi debilidad y con tu ayuda, pueda día a día acercarme a la santidad a la que me has llamado





Ernesto William Rojas D.
Analisis y desarrollo
Soluciones Perceptivas


Seguidor del Catesismo de la Iglesia

Reflexion y Vida

Punto de Vista

Radio Vaticano - La voz del Papa y de la Iglesia dialogan con el mundo

Enlaces que no puedes dejar de ver