miércoles, febrero 26, 2014

El aborto: suicidio de Europa


En el Viejo Continente faltan nacimientos y el aborto es una de sus principales causas; en 2050 habrá dos jubilados por cada empleado.

Autor: Juan Francisco Jiménez Jacinto |
Fuente: http://www.forumlibertas.com/frontend/forumlibertas/noticia.php?id_noticia=28691&id_seccion=35

Los datos hechos públicos por el Banco Mundial en 2009 revelaban que la evolución de la población en Europa pone en serio riesgo la sociedad del bienestar actual -amén del sistema económico-. Asimismo, una información publicada por el diario La Gaceta el 24 de marzo de ese año confirmaba que en 2050 habrá dos jubilados por cada empleado con el actual ritmo de decrecimiento. ¿Quién sostendrá las pensiones?

Europa, Estados Unidos y los países más desarrollados de Asia, junto con China, serán los mayores damnificados ya que llegarán a perder 216 millones de trabajadores progresivamente hasta el año 2050. Sólo en la Unión Europea (UE) se perderán 66 millones de empleados. Si se continúa con la misma involución -no hay indicios que hagan pensar lo contrario- en 40 años habrá dos jubilados por cada persona activa.

España estará en el grupo de la Unión Europea de los países con mayor tasa proporcional de jubilados con un 35,6% de la población frente a un 52,9% de personas que estarán en edad de trabajar en 2050, según datos de Eurostat. Al mismo tiempo, la tasa de dependencia estará en el 89,2%, es decir, que por cada diez personas en edad de trabajar habrá nueve inactivas -por ser menores de 15 años o mayores de 65-. Además se espera un incremento del grupo de mayores de 80 años que se triplicarán pasando de un 4% en 2004 a un 11,4% en 2050 en el área de la UE.

España es el país de Europa que más crece en proporción de jubilados: del 16,9% en 2004, se pasará al 22% en 2025 y, finalmente, al 35,6% en 2050.


La inmigración no será una solución eficaz

Eurostat constata que la UE aumentará su población en más de 13 millones de habitantes desde ahora hasta el 2025 fijando la cifra total en 470 millones. Este crecimiento será gracias al saldo inmigratorio que tendrá lugar, ya que no encuentra respuesta en la población europea, que superará en número de muertes al de nacimientos a partir de 2010. De todas formas este saldo migratorio no compensará ese retroceso después de 2025 con lo que se reducirán en 20 millones los ciudadanos europeos hasta 2050, con un saldo negativo final de 7 millones de personas.

El déficit laboral en los países ricos se suplirá con el exceso de mano de obra -de hasta 500 millones de personas- en áreas como el África Subsahariana, el sur de Asia y Oriente Medio, pero se advierte que esto no frenará el progresivo envejecimiento de la población europea. Sólo uno de cada seis trabajadores en regiones con déficit podrá ser reemplazado por alguien que provenga de regiones con excedente.

Tampoco serán una solución el impulso del progreso tecnológico, la productividad laboral o el retraso de la edad de jubilación, según el Banco Mundial, ya que "estas respuestas políticas no serán suficientes para revertir el declive".

Europa sufrirá un envejecimiento brutal que generará problemas sociales de mantenimiento económico del sistema laboral y de pensiones actual.

¿Cómo hemos llegado a esta situación?

El aborto es uno de los más importantes mecanismos mediante el cual esta situación es posible, con visos de empeorar. Datos de los abortos y nacimientos acontecidos en los países de la UE en 2006 revelan que en Europa nacieron 4.906.053 bebés y se practicaron ese mismo año 1.204.516 abortos*.

En Europa el aborto representa uno de cada cuatro nacimientos e incluso en algunos países uno de cada tres. Los países que se encuentran en este segundo grupo son principalmente de la Europa del Este con Estónia (1,59 nacimientos por cada aborto), Letonia (1,88), Bulgaria (1,98), Hungría (2,16) y Suecia (2,94).

Los países que están entre 3 y 4 nacimientos por aborto los constituyen también países del Este junto con Gran Bretaña y Francia -que prácticamente se podría situar en el siguiente grupo: Lituania (3,28), Eslovenia (3,36), Gran Bretaña (3,62), Eslovaquia (3,78) y Francia (3,96).

El grupo en el que se encuentra España es el que sostiene una tasa de 4 a 5 nacimientos por aborto: Noruega (4,14), República Checa (4,17), Dinamarca (4,32), Italia (4,45) y España (4,75). Los datos de Cataluña la incluyen en este grupo con una tasa de 4,08 nacimientos por aborto.

Un grupo de países que se apartan de la media -entre 5 y 6 nacimientos por aborto-, y son: Finlandia (5,53), Países Bajos (5,61) y Alemania (5,62).

Una mención al margen merecen los países que están por encima de 6 nacimientos por aborto como son: Croacia con 8,76 nacimientos por aborto y Polonia -excepcionalmente desmarcada- con 1.103,96 nacimientos por aborto, estos dos últimos países con posturas claramente católicas, al igual que Irlanda de donde no se tienen datos ya que el aborto es una práctica prohibida.


España por encima de la media europea

Se puede observar como existen diferentes dinámicas en los diferentes países europeos a pesar de encontrarse en el mismo marco de la UE. Este hecho viene a negar las afirmaciones que en su día hizo la ministra de la cartera de Igualdad, Bibiana Aído, quien sostenía que la ampliación de la Ley del aborto dotaba a la sociedad de mecanismos para controlar más y mejor el número de prácticas ya que los países del Este que tienen leyes más permisivas que el resto de países de la UE tienen los índices más altos de prácticas abortivas.

Mientras que la media europea era del 4,06, España se situaba sustancialmente por encima con 4,75 nacimientos por aborto, con una tendencia a precipitarse que en poco tiempo nos colocaría en 3 nacimientos por aborto, siendo uno de los países más amenazados demográficamente. En cifras totales en España nacieron 482.957 bebés y se abortaron 101.592 en 2006. El año siguiente, en 2007, la cifra de abortos en España se incrementó en un 9,4% llegando a una cifra total de 112.138 abortos.

De hecho España es el único país de Occidente en el que el aborto crecía a un ritmo tan alto: un 70% los últimos 7 años y más de un 100% los últimos 11 años. Mientras que en Europa, desde el año 2000 al 2006, el número de abortos en España creció un 59,4%, en Alemania se redujo un 11%, en Italia un 1%, en Reino Unido aumentó un 9% y en Francia un 5%, según indicaba un estudio del Instituto de Política Familiar en El aborto en España 23 años después.

La tendencia de la práctica abortiva en el futuro de la UE es de decrecimiento, sin embargo España representa la excepción más espectacular con tasas de crecimiento por encima de cualquier otro país occidental.

La revolución palestina: la demografía

En una entrevista publicada por La Vanguardia en esas fechas, la abogada palestina en Gaza Zeinab el Ghunaimi consideraba que el pueblo palestino se impondrá al judío sin necesidad de ninguna guerra sino sencillamente porque tienen más hijos.

A pesar de que los israelíes tienen más tasa de reposición, la abogada afirma que "nuestra bomba atómica son nuestros hijos" y constata que "por cada palestino muerto por las bombas israelíes, ellas [las mujeres palestinas] tendrán dos hijos", ya que "tras los bombardeos de Gaza, miles de mujeres palestinas cumplen un deber que consideran patriótico: quedarse embarazadas".

Gran conocedora del índice de natalidad palestino e israelí, Zeinab afirmaba que su tasa de maternidad "es del 5,6, casi seis hijos por madre palestina, pero yo, que trabajo sobre el terreno en Gaza con cientos de mujeres palestinas, sé que ese porcentaje está aumentando tras la invasión israelí".

A pesar de que admitía que Israel tiene una natalidad alta para tratarse de un país industrializado, recuerda que los israelíes tan sólo "tienen un promedio de 2,7 hijos por familia".




Seguidor del Catesismo de la Iglesia

Reflexion y Vida

Punto de Vista

Radio Vaticano - La voz del Papa y de la Iglesia dialogan con el mundo

Enlaces que no puedes dejar de ver