sábado, enero 11, 2014

La izquierda latinoamericana se pregunta: ¿de qué lado está el presidente Correa?


Para muchos socialistas, que se decante del lado de la defensa de la vida y en contra de la ideología de género, resulta todo menos agradable

 
Jaime Septién
 

© JUAN CEVALLOS / AFP
Definitivamente la noción tradicional de la izquierda y la noción católica de la izquierda no se llevan en la figura del presidente de Ecuador Rafael Correa.  Para muchos socialistas de la última hora de América Latina el que un presidente como Correa se decante del lado de la defensa de la vida y en contra de la ideología de género, resulta todo menos agradable.
 
Ya Correa lo hizo el mes de octubre del año pasado, cuando amenazó con dejar su puesto si el Congreso ecuatoriano –liderado por su propio partido político-- aprobaba la despenalización del aborto. Ahora, en un programa de televisión llamado "Enlace ciudadano", golpeó duramente la ideología de género y se declaró partidario de la familia natural y en contra de la llamada ideología de género, aun a costa de parecer "cavernícola" y "conservador".
 
"Creo en la familia y creo que esta ideología de género, que estas novelerías, destruyen la familia convencional, que sigue siendo y creo que seguirá siendo la base de nuestra sociedad".
 
Puras "novelerías"
 
Correa ironizó sobre el tema de la supuesta libertad que le permitiría a una persona elegir si quiere ser hombre o mujer: "es una barbaridad –dijo el mandatario ecuatoriano-- que no resiste el menor análisis, que atenta contra todo, contra las leyes naturales. Respetamos a quienes lo piensan pero no es correcto que traten de imponer sus creencias a todos".
 
"Creo que esta ideología de género, que estas novelerías, destruyen la familia convencional, que sigue siendo y creo que seguirá siendo la base de nuestra sociedad. ¡Que vivan las mujeres, que viva ese movimiento feminista por igualdad de derechos! ¡Pero cuidado con esos extremos de que ya no hay hombres ni mujeres naturales, sino que son construcciones sociales", dijo Correa quien se ha calificado a sí mismo como un católico convencido.
 
Y, a diferencia de muchos otros que lo son en el papel, Correa se ha atrevido a desafiar al izquierdismo latinoamericano, no siempre capaz de entender ni los matices ni lo que ellos consideran "deslealtades".  En otras palabras, que alguien de su ideología política se salga del cartabón y piense por sí mismo, desde una postura de fe.
 
Enfrentando las críticas que ya han llegado, el presidente Correa señaló que ser de izquierda no implica apoyar el aborto o estar en contra de la familia tradicional. "Esa es otra novelería que quien no se adscribe a esas cosas no es de izquierda. ¿Qué es eso de que si uno no es pro aborto no es de izquierda? Entonces, ¿si Pinochet está a favor del aborto, es de izquierda? ¿Y si el 'Che' estaba contra el aborto, entonces era de derecha?"
 
Correa fue muy insistente sobre la ideología de género a la que calificó como "peligrosísima", sobre todo porque se les está enseñando a los jóvenes en las escuelas "que básicamente no hay hombre y mujer natural, que la naturaleza no determina el sexo, sino los condicionamientos sociales, y que para tener verdadera libertad yo debo liberarme de esos condicionamientos sociales y poder elegir mi género".
 
Se cayó del pedestal
 
En su programa televisivo, Correa subrayó: "Que no existe hombre y mujer natural, que el sexo biológico no determina al hombre y a la mujer, sino las 'condiciones sociales'. Y que uno tiene derecho a la libertad de elegir incluso si uno es hombre o mujer. ¡Vamos, por favor! ¡Eso no resiste el menor análisis!", exclamó el presidente.
 
En otro de los capítulos que desligan a Correa de la izquierda y el progresismo latinoamericano, el pasado 13 de diciembre de 2013, se reunió con representantes de los grupos LGTB (Lesbianas, Gays, Transexuales y Bisexuales) para asegurarles que se opondría "a su discriminación laboral o en otros ámbitos", pero que no se iba a implicar –por ello—en la valoración como "derecho" a las uniones entre personas del mismo sexo.
 
Definitivamente, el presidente de Ecuador ha caído del pedestal de la ideología de izquierda en América Latina.  Su pecado ha sido no repetir como merolico el discurso progre a favor de la despenalización del aborto, de las uniones homosexuales equiparadas al matrimonio y de la libertad que, supuestamente es derecho de elegir el sexo que uno quiera.
 
"La Paz de Cristo en el Reino de Cristo"
=========================================
Acción Católica de la Diócesis de Querétaro.
http://accioncatolicaqueretaro.wordpress.com
accioncatolicaqueretaro@yahoo.es


Jose Luis Aboytes
Coordinador Internet


--




Seguidor del Catesismo de la Iglesia

Reflexion y Vida

Punto de Vista

Radio Vaticano - La voz del Papa y de la Iglesia dialogan con el mundo

Enlaces que no puedes dejar de ver