lunes, enero 13, 2014

Fracasa tentativa de encubrimiento de documentos filtrados sobre anticonceptivos de Gates y Usaid

Created on Friday, 10 January 2014 13:50
By Lisa Correnti

WASHINGTON D.C., 10 de enero (C-FAM) Abogados de organismos estadounidenses fracasaron en el primer intento de forzar a una agrupación que vela por los intereses del ciudadano a retirar de su sitio web documentos que se filtraron. Estos reseñan estudios que muestran las complicaciones de un anticonceptivo de acción prolongada fuertemente respaldado por dichas agencias y por la Fundación Gates para ser usado por mujeres africanas.

Se acusa a las entidades estadounidenses de intentar ocultar el conocimiento de estudios que demuestran que las mujeres que usan el anticonceptivo inyectable Depo Provera corren mayor riesgo de contraer el VIH.

El hecho de permitir al Proyecto Rebeca que publique la información implica que «este asunto del daño del Depo Provera ahora debe dirimirse en un tribunal de justicia donde un juez analizará información de investigación científica y social», dijo a Friday Fax Kwame Fosu, director de políticas de la agrupación.

La Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (Usaid, por sus siglas en inglés) y la Fundación Gates han invertido millones de dólares en el incremento del uso del anticonceptivo inyectable entre mujeres de comunidades con altos índices de VIH en el África subsahariana.

Los representantes legales de Usaid y de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) entablaron una demanda por violación del derecho de autor para obligar al Proyecto Rebeca a retirar documentos clasificados de su sitio web. Estos fueron utilizados por funcionarios de la Organización Mundial de la Salud, de Usaid, de CDC y de la Fundación Gates en una reunión a puertas cerradas, en Ginebra.

La reunión fue convocada poco después de que la revista Lancet Infectious Diseases publicó un estudio del dr. Renee Heffron. Este señalaba que las mujeres que usan Depo Provera corren mayor riesgo de contraer el Sida.

Uno de los dos documentos clasificados que Fosu publicó analiza varios estudios que estudian el vínculo entre los anticonceptivos inyectables y la transmisión del VIH. Aunque 11 de 15 estudios presentaban el mismo resultado que el dr. Heffron, no obstante la OMS publicó una «Informe Técnico» que dice que la investigación «no es concluyente».

Fosu denuncia que los lineamientos de la OMS «brindaron protección» para que Usaid, Gates, la Federación Internacional de Planificación de la Familia y otros siguieran «como de costumbre» y para preservar los millones destinados a hacer que el Depo Provera se encuentre disponible para las mujeres africanas.

Meses más tarde, Melinda Gates emprendió una sociedad que incluye fondos para producir y distribuir el inyectable Depo Provera.  

El segundo documento clasificado que Fosu obtuvo fue escrito por Chelsea Polis, de Usaid, y Kathryn Curtis, de CDC. Influyó fuertemente a los revisores de la OMS para determinar que había «motivos insuficientes» para retirar el Depo Provera e imponer advertencias obligatorias. Fosu sostiene que el análisis de Polis y Curtis «diluye las pruebas existentes» al hacer caso omiso de investigación clave.

Pese a que se intenta ocultar los efectos secundarios perjudiciales, más mujeres pobres están suspendiendo el uso del Depo Provera. A comparación de otros métodos anticonceptivos, las mujeres de los países menos desarrollados son más propensas a dejar de usar el Depo Provera dentro del año de la primera dosis debido a efectos secundarios asociados y a problemas de salud. Un informe de la organización Population Reference Bureau sobre planificación familiar a nivel mundial también indica que las mujeres de países ricos no usan el anticonceptivo inyectable.

Fosu refutó con éxito el ataque jurídico para que retirara los documentos citando las excepciones de la ley de derechos de autor Digital Millennium Copyright Act que se aplican a organizaciones educativas y de derechos humanos que brindan información para proteger a poblaciones vulnerables.

«Teniendo en cuenta las abrumadoras pruebas de daños», dijo Fosu «es responsabilidad de los Ministros de Salud de los países en desarrollo a los que se apunta restringir o prohibir el Depo Provera como alternativa de planificación familiar». En Ghana, la dra. Charlotte Abaka, especialista en derechos humanos y ex directora del comité de la ONU para el tratado sobre la mujer, ahora es partidaria de restringir o poner fin al Depo Provera.



Seguidor del Catesismo de la Iglesia

Reflexion y Vida

Punto de Vista

Radio Vaticano - La voz del Papa y de la Iglesia dialogan con el mundo

Enlaces que no puedes dejar de ver