martes, abril 26, 2011

LA RAMERA DE BABILONIA

Una respuesta objetiva al libro: Babilonia, misterio religioso

 

  

(Para ver la edición en power point pulsa sobre la imagen para descargar, si no comienza la descarga con el boton derecho y guardar destino como)

 

 Por: Joel Adán Domínguez

 

Este tema, me lo habría saltado puesto que es inútil tratar con personas que nos dicen cosas ofensivas cuando ya no saben que mas decirnos o se han quedado sin argumentos para contestar alguna cuestión nuestra, pero también es mi deber, y nuestro deber como cristianos católicos no quedarnos callados ante quien cree estar en la verdad a costa de ofender y difamar a la Iglesia de Cristo.

 

Los hermanos separados no solo nos atacan con cosas doctrinales, sino que nos ofenden al achacarnos cosas del paganismo y satanismo, para con esto pretender decir que la Iglesia Católica no es mas que paganismo y satanismo disfrazado de cristianismo.

 

No trates de dialogar con personas que lleguen a decirnos algo con lo que a continuación vamos a ver, a este tipo de hermanos que se consideran “cristianos” es mejor despedirlos y desearles con todo el corazón, que algún día encuentren a Cristo: El Príncipe que da la paz interior a todo el que le encuentra, ese que no ofende, que no odia, y que no difama.

 

Tal vez dirás que me estoy contradiciendo con “no quedarnos callados” y a la vez te invito a no dialogar con ellos, pero no, no debo quedarme callado ante tus dudas, o las dudas que hayan sembrado en ti a causa de lo que vamos a ver a continuación, pero dialogar de esto con algún hermano separado es inútil “al demonio no se le responde, se le ignora” y esto no porque los hermanos separados que nos saquen estos ataques sean el demonio, esto de ninguna manera, pero la mentira y el odio que divulgan ya sabemos de quien viene. Este tipo de ataques es común entre personas que no pueden demostrar que su Iglesia es la Iglesia de Cristo, no tienen una base doctrinal, y lo único que les queda es la difamación.

 

ATENCIÓN: este subtema es mi interpretación de las escrituras, pues el tema de la ramera del Apocalipsis es tocado por varios apologistas católicos desde otra perspectiva, es decir: si el Apocalipsis fuese escrito en los años 70 d.C. la ramera tendría que ser por fuerza Jerusalén, pero si el Apocalipsis fue escrito en los años 90 d.C. entonces la ramera del Apocalipsis es Roma. Debido a que no sabemos de manera exacta en qué tiempo fue escrito, me tomo la libertad de llevar mi argumentación desde la perspectiva de los años 90 d.C. debido a que muchos exegetas y estudiosos bíblicos lo han fechado en ese tiempo, pero no quiero decir que los demás apologistas estén equivocados. Ya que las dos ciudades tuvieron una historia parecida (la devastación, el comercio, las vestiduras de los altos mandatarios, etc.), no sabemos exactamente qué ciudad puede ser la ramera de Babilonia, pero mostraré las pruebas del porqué la Iglesia Católica no puede ser la ramera de Babilonia aunque fuese Roma, la ciudad que provocó la ira de Dios, según el Apocalipsis.

 

 

LA   RAMERA   DEL    APOCALIPSIS

 

 

Es común oír entre los hermanos separados decir que la Iglesia Católica es la prostituta del Apocalipsis, esto significaría que la Iglesia Católica es la ayudante de Satanás para acabar con los “cristianos”.

 

El Apocalipsis es un libro lleno de símbolos muy difíciles de entender, sobre todo porque no vivimos en la época que se escribió, de esta manera los hermanos separados pueden interpretar lo que quieran y como quieran, al fin y al cabo siguen defendiendo la libre interpretación de la Biblia y lo que interpreten no importa, aunque difamen a quien sea, para ellos no importa. Así, algunos (no todos los que proclaman la libre interpretación de la biblia) han llegado a la conclusión que el Apocalipsis es un libro que advierte sobre la venida de una gran ramera que ayudará a Satanás a acabar con el cristianismo, en concreto: La Iglesia Católica. Vamos a comenzar a ver los puntos sobre la ramera del Apocalipsis y todo lo compararemos con la historia y el sentido común, algo que les falta mucho a los hermanos separados.

 

Cuando Juan comienza a escribir el Apocalipsis, dice que va a escribir… lo que ha de suceder pronto (Ap 1,1)… el tiempo está cerca (Ap 1,3), por lo tanto de aquí debemos empezar a tratar este tema, pronto y cerca no significan 20 siglos, o sea, que a lo mucho serían en los dos siglos venideros, concretamente en el siglo II y III. Por lo tanto, la ramera que apareció en el libro del apocalipsis ya debió de haber caído.

 

El imperio romano, nunca pretendió ser una Iglesia de Cristo por lo que descartamos que la ramera tendría que ser una Iglesia falsa, puesto que la única Iglesia cristiana que existía en ese tiempo, era la que Ignacio de Antioquia, Ireneo de Lyon y Clemente de Alejandría llamaban Católica, los únicos que pretendían ser Iglesia cristianas eran los pequeños grupos herejes pero en realidad nunca fueron iglesias, sino eso, grupos herejes y gnósticos, pero los paganos romanos, nunca pretendieron ser una Iglesia de Cristo, muchos hermanos separados dicen que la ramera tendría que ser una Iglesia falsa, pero no, no pueden comprobar algo que no fue ni existió y que tampoco lo dice el apocalipsis, eso lo sacan de su imaginación, la única Iglesia que existió hasta el siglo XVI era la Iglesia Católica. Si no, que nos den algún nombre de algún líder de “otra Iglesia cristiana” y sus fieles cristianos, no pueden demostrar que existió otra Iglesia paralela al tiempo de la Iglesia Católica con todo y sus pastores porque simplemente no los hubo.

 

Vamos a ver el texto central de la ramera del Apocalipsis y luego pasemos a interpretación.

 

Ap 17,1-3. Entonces vino uno de los siete ángeles que llevaban las siete copas y me habló: ven te voy a mostrar el juicio de la célebre prostituta, que se sienta sobre grandes aguas, con ella fornicaron todos los reyes de la tierra, y los habitantes de la tierra se embriagaron con el vino de su prostitución… y vi una mujer, sentada sobre una bestia de color escarlata, cubierta de títulos blasfemos; la bestia tenía siete cabezas y diez cuernos

 

Ahora bien, las siete cabezas para una mejor identificación de esta ramera san Juan dice que son siete colinas o montes (Ap 17,9), sabemos que Roma era conocida como la ciudad de las siete colinas, en ella están las colinas llamadas: Palatino, Quirinal, Capitolino, Viminal, Celio, Esquilino y Aventino,[1][1] pero la ciudad del Vaticano, donde fue levantada la sede de la Iglesia Católica desde el siglo IV no es parte de Roma aunque así le mencionemos por su cercanía. En la antigüedad, el Vaticano donde se levantó la sede de la Iglesia romana era un panteón en las afueras de la ciudad de Roma, donde se enterraron a muchos mártires cristianos incluidos Pedro y Pablo, aunque hoy el Vaticano fue alcanzado por la población de la cuidad de Roma, no está ni en medio de las siete colinas, el Vaticano no es una ciudad de siete colinas, sino que es una sola colina (Colina vaticana) que no forma parte de las siete colinas que identificaban a la sede de la ramera. Nuestra Iglesia se llama la Iglesia de Roma, porque desde el siglo I con Pedro y Pablo se comenzó la predicación a los habitantes de allí, pero hoy no tiene la cede en Roma, sino en el Vaticano, que hoy es un estado independiente de Italia.

 

 

 

 

Fijándonos en el fanatismo de muchos hermanos, cuando afirman que la Iglesia instaurada en Roma es la ramera del Apocalipsis vemos que no tiene un pelo de objetividad, pues esto es ignorar que Pablo estaba en la Iglesia de Roma, podemos leer Hch 28 (y olvidan también la carta a los romanos), y vemos que entonces suponiendo lo que dicen los hermanos, Pablo fue de los que comenzaron con la ramera, es decir, la Iglesia de Roma, pues cuando Juan escribe el Apocalipsis en los años 90, la Iglesia de Roma ya estaba fundada desde antes del año 60, y entonces bíblicamente Pablo sería cómplice de ella. En Roma cuando el emperador Constantino dio libertad de culto a los cristianos, mandó a construir un templo sobre la tumba de Pedro, ahí se instaurarían los obispos de Roma, mientras Constantino se quedaría por un tiempo en Roma antes de cambiar de capital a Constantinopla.

 

Los reyes que fornicaron con la ramera son muchísimos, como los hunos y asirios, pero el mejor ejemplo es el de los Herodes, y todos aquellos que de Roma obtenían su poder y riquezas, la manera de su fornicación es el aceptar el culto a los dioses romanos, entre ellos el mismo el culto al cesar.[2][2] Hoy los hermanos separados nos muestran fotos de el papa saludando a algunos presidentes, pero volviendo a ver que lo que Juan escribiría se habría de cumplir pronto (Ap 1,1) (Ap 1,3) no se puede aplicar de ninguna manera al papa, no por que los mandatarios del mundo visiten al papa quiera decir que aceptan a nuestro Dios, ellos van como mandatarios y ven al papa primeramente como un jefe de estado más que como una autoridad religiosa.

                                                                                                               

Ap 17,4-5… la mujer estaba vestida de púrpura y escarlata, resplandecía de oro, piedras preciosas y perlas, llevaba en su mano una copa de oro llena de abominaciones, y también las impurezas de su prostitución, y en su frente un misterio: Babilonia la grande, la madre de las prostitutas, y de las abominaciones de la tierra…

 

El tipo de vestimenta que usa la ramera, el morado y rojo fuerte (púrpura y escarlata), era el tipo de vestimenta que utilizaban los cesares y su senado, utilizaban una túnica blanca con vivos en rojo o morado

 

 

, para apoyar que la ramera del Apocalipsis sea la Iglesia Católica nos muestran las fotos, cuando las vestiduras litúrgicas son rojas y moradas, para  ejemplo veamos las siguientes fotos:

 

 

 

En estas fotos, vemos a los cardenales de escarlata, y en la otra de púrpura al papa y a dos obispos, estas vestimentas son litúrgicas, pero a los hermanos fanatizados se le olvida que en la Iglesia utilizamos, también el verde y el dorando, y la túnica de todos los sacerdotes es blanca (el color oficial de la Iglesia) La bandera del Vaticano es blanca con amarillo. Las vestimentas que se muestran en las fotos no son predilectas, pues cambian según el tiempo de las celebraciones, la mayor parte del año se celebra misa en color verde, y los sacerdotes comúnmente andan con una sotana negra.

 

Así que, a los hermanos les faltaron muchos colores, y como solo coincidieron dos, ya somos para ellos la ramera del Apocalipsis. Se les olvida que al papa lo vemos diario de blanco, y solo cuando celebra una misa, se pone una túnica de color morado o verde que son las más utilizadas, también se utiliza el azul en fiestas Marianas. También la dorada, y el color rojo (escarlata) lo utilizan en semana santa, o en la fiesta del Espíritu Santo, o en una celebración conmemorando a los mártires.

 

Los cesares y cenadores romanos no andaban de otro color que no fuera blanco con rojo o blanco con morado, de esta manera era como identificaban a la Roma imperial, la ramera. Así que todo esto de las vestimentas no es más que fanatismo

 

 

.

 

También aludiendo a las joyas de la ramera, cabe perfectamente en los sobreadornos de oro y piedras preciosas que portaban los cesares y cenadores romanos, como el pectoral, los añillos, el trono donde se sentaba, corona, collares, y un cetro.[3][3] Esto no tiene nada que ver con el papa y los obispos, pues en las mismas fotos que ellos nos muestran, solo vemos al  papa y cardenales con una cruz y un anillo de oro, que no son lujos sino símbolo de su compromiso con la Iglesia.

 

Todo el oro que pudiéramos encontrar en el Vaticano, está visible en algunos cálices, o platillos para la Eucaristía, no todos los cálices son de oro, pues la gran mayoría de los cálices que hay en todos los templos católicos son de cobre o bronce, y aunque suponiendo que todos fueran de oro ¿Qué ventaja económica tienen? El papa no los puede vender para comprarse aviones ni yates como varios pastores protestantes, absolutamente ninguna ventaja económica podrían representar, pues son para el culto, no para hacer fiestas de 72 mil dólares (saludos a Benny Him). Tan solo hay pastores y congregaciones protestantes mucho más ricos que la Iglesia del Vaticano, estos solo para dar un ejemplo son: Edir Macedo fundador de la Iglesia “Pare de sufrir”, también los testigos de Jehová han creado un imperio comercial de revistas, no se puede negar el potencial económico adquisitivo de los mormones, levantan templos en pocos meses mientras que para nosotros nos lleva años en construir con limosnas apenas un templo modesto, la luz del mundo capta millones de pesos de diezmo en tan solo la peregrinación anual del 14 de agosto. Y que decir del pastor José Luis de Jesús Miranda, que haciéndose pasar por Jesucristo tiene recaudados millones de dólares en su cuenta con puros donativos y diezmos.

 

También hay diócesis católicas que tienen más capital que el Vaticano, y el Vaticano no puede exigir dinero alguno de las diócesis, pues las ofrendas de misa no van a parar al Vaticano. Pura difamación traen los

los hermanos separados al decir que somos la Iglesia más rica del mundo.

 

Ap 17,6-7… Y vi que la mujer se embriagaba con la sangre de los mártires de Jesús, y me asombré grandemente al verla. Pero el ángel me dijo ¿Por qué te asombras? Voy a explicarte el misterio de la mujer de la bestia que lleva, la que tiene siete cabezas y diez cuernos.

 

El que sepa un poquito de historia sabe que durante los siglos I, II y III se estima que murieron más de 300 mil cristianos a causa de las persecuciones de los emperadores romanos y sanedrines judíos, pero los hermanos dicen que los mártires son los que causó la inquisición. A quien dice esto le notamos varias cosas erróneas:

 

1.- La Inquisición de la Iglesia no mató a ningún cristiano, no había cristianos como los protestantes sectarios hasta por lo menos 1600 años cuando comenzaron a aparecer las primeras sectas cristianas, no los había, sino que había grupos herejes. Los lolardos, fundados por John Wycliff no eran cristianos, eran herejes y si fueron reprendidos por la inquisición pero ninguno fue condenado, ni el mismo John Wycliff fue condenado a muerte por hereje,  profesar el panteísmo como lo hacían ellos es herejía grave. Por lo tanto, no se consideran como Iglesia cristiana. La primera Iglesia cristiana que nació después de la Iglesia Católica es la luterana, fundada por Lutero por supuesto.

                                                  

2.- Entonces todos los miles de cristianos que murieron en los tres primeros siglos son ignorados a propósito por los hermanos separados para pretender cumplir la profecía de Ap 17,6 con la Inquisición de la Iglesia Católica.

 

3.- También ignoran que los protestantes hasta el siglo XVIII tuvieron inquisición, y no solo mataban herejes y brujas, sino cristianos Católicos (ver subtema - La inquisición protestante).

 

Por lo tanto, volviendo a tomar en cuenta que debería de suceder pronto, esos mártires mencionados son específicamente los mártires de los tres primeros siglos, no la inquisición que apareció doce siglos después. Fueron hechos mártires por el imperio romano y los judíos, y no por la Iglesia que fundaron Pedro y Pablo en Roma. El decir que esa profecía de los mártires se cumple con la inquisición es ignorarlos, esperemos que precisamente por ignorancia y no por malas intenciones.

 

A esto pongo las afirmaciones de varias enciclopedias.

 

-          Durante varios siglos, dado que el movimiento cristiano creció por todo el imperio, las iglesias regionales fueron perseguidas cada cierto tiempo, y los cristianos fueron martirizados.[4][4]

-          El cristianismo alcanzó a Roma con aquella famosa frase que nos pintó la multitud considerable de mártires cristianos que allí sufrieron con la persecución de Nerón… Durante todo el siglo III se propagó el cristianismo por todo el imperio Romano, al extremo de infundir fuertes recelos a los emperadores, al comenzar el siglo IV se desarrolló la terrible tragedia de que el imperio Romano hizo el último esfuerzo por ahogar en sangre la fe en Jesucristo.[5][5]

-          Las persecuciones de algunos emperadores romanos contra la nueva fe acrecentaron el prestigio del cristianismo. El paganismo se estaba vaciando de contenido moral, poco a poco fue quedando rezagado… Tras el edicto de Milán, promulgado por Constantino en el año 313, la Iglesia poco a poco fue expandiéndose… Las persecuciones de los emperadores Nerón, Decio, Valeriano y Diocleciano tuvieron especial repercusión en…[6][6]

 

-          Las primeras persecuciones sufridas por los cristianos tuvieron mucho de “pogroms”: expresaban odio hacia ellos, considerados “el oprobio del ser humano”, el estado romano solo intervino para mantener el orden. Todo cambió en el siglo II cuando en virtud de un edicto de trajano, ser cristiano constituyó un delito penado con la muerte: la negativa de adorar a los dioses protectores de Roma y a reconocer a los emperadores como dios, se convirtió en la acusación capital… Estas persecuciones causaron mártires en todos los estratos sociales.[7][7]

-          En Roma, Nerón fue el primero en bañar con sangre la fe naciente. Pedro fue atado por otro cuando fue puesto en la cruz[8][8]

 

Hay un abrumador fundamento histórico en todas las enciclopedias, que son la única fuente confiable que podemos tomar y no especulaciones de los hermanos separados, y quedó demostrado que la sangre de los mártires no fueron por una Iglesia falsa, sino por un imperio que adoraba al Cesar, y no pretendía ser una Iglesia. Ahora bien, estos mártires no solo tienen fundamento histórico sino también bíblico, los hermanos han de desconocer que el primer mártir se llamó Esteban (Hch 7,57-60) y no fue martirizado por ninguna Iglesia de Roma sino por judíos. Ahora bien, sabiendo que el evangelio de Cristo apenas se difundía, el demonio fue a hacerles la guerra a los cristianos (Ap 12,17) ¿De qué otra manera podría pretender acabar con ellos? Claro está que matándolos para que no difundieran el evangelio y provocar miedo a quienes quisieran aceptarlo, no se puso a hacerles la guerra doctrinalmente, eso sería absurdo, y entonces si pensaríamos en una Iglesia muy falsa. También véase todo el libro de los hechos para mas “fundamento bíblico” de persecuciones a cristianos y no precisamente por una Iglesia de Roma como lo pretenden los hermanos, sino por judíos y casi al final del libro por romanos. Aquí unos pequeños ejemplos (Hch 5,33) (Hch 12,1-3) (Hch 23,12) (Mt 23,34) (Hch 25,3-8) (Hch 28,18).

 

Ap 17,8-11… La bestia que has visto, era y ya no es, y va a subir del abismo pero camina hacia su destrucción. Los habitantes de la tierra cuyo nombre no fue escrito desde la creación del mundo en el libro de la vida, se maravillan al ver que la bestia era y ya no es, pero que reaparecerá. Aquí es donde se requiere sabiduría, las siete cabezas son siete colinas sobre las que se sienta la mujer, son también siete reyes…

 

La Bestia, cuyo nombre es Nerón Cesar primer perseguidor de los cristianos en Roma, tema que trataremos más adelante, al momento de su suicidio los paganos creían en su resurrección, o sea, que reaparecería, esto sucedió no con una resurrección por supuesto, sino que sus sucesores hicieron lo mismo que Nerón, esto es, perseguir a los cristianos, un terrible gusto que heredaron desde Nerón.

 

Juan haciéndose provecho de esta leyenda entre los romanos, y que sabían los cristianos, le atribuye todo y cuanto Nerón era a sus sucesores en el trono. Por eso argumenta: reaparecerá.

 

Las matanzas de cristianos en el coliseo causaba la maravilla de los habitantes de la tierra, ver las luchas entre animales y cristianos que no estaban acostumbrados a las batallas, era una maravilla para las mentes paganas de ese tiempo. Todo un deleite que embriagaba a mentes tan perversas.

 

Los siete reyes que menciona, son los siete emperadores que habían gobernado Roma, los nombres de los siete emperadores que habían terminado su gobierno cuando Juan escribía el Apocalipsis eran:

 

·         Augusto (27 a.C. – 14).[9][9]

·         Tiberio (14 – 37).

·         Calígula (37 – 41).

·         Claudio (41 – 54).

·         Nerón (54 – 68).

·         Tito Vespasiano (69 – 79).

·         Tito (79-81).[10][10]

 

Ap 17,12… los diez cuernos que has visto son diez reyes, que no han recibido aún el reino, pero que con la bestia, recibirán potestad real solo por una hora…

 

De la misma manera Juan declara en manera explicada, que los diez cuernos son diez reyes que aun no gobernaban, si tomamos en cuenta que Juan terminó el Apocalipsis durante el reinado de Domiciano entre los años 95 y 96, entonces los siguientes diez reyes que deberían tomar la potestad de la gran ramera son:

 

·         Marco Coceyo (96 -98).

·         Trajano (98 -117).

·         Adriano (117 -138).

·         Antonio Pío (138 -161).

·         Marco Aurelio (161 -180).

·         Lucio Cómodo (180 -192).

·         Lucio Septimio Severo (193 -212).

·         Marco Caracalla (212 -217).

·         Decio (249 -251).

·         Diocleciano (284 -305).[11][11]

 

Como vemos, contándolos nos da exactamente el número de diez hasta que se terminaron las persecuciones. Entre los años 217 y 284, sólo hubo un emperador elegido, debido a que el imperio ya se comenzaba a tambalear, fue cuando vino una severa crisis a Roma, y guerras en las provincias, entre ese tiempo sólo Diocleciano subió al poder con el fin de restaurar el imperio, pero solo lo logró por un corto tiempo, falleció en el 313. Otra cosa de notar, es que Constantino sería el cuerno (rey) numero 11, entonces Constantino ya no encaja entre los mencionados como participes de la Ramera, pues lo primero que hizo fue dar fin a las persecuciones, con esto se daba por terminada la ley contra los cristianos que habían sostenido los diez anteriores, por eso ya no fue tomado como un emperador malo, al igual que sus sucesores. Como podremos darnos cuenta, el gobierno por “una hora” (Ap 17,12) es el poco tiempo que duró cada emperador en el gobierno. Todo encaja perfectamente en el lenguaje simbólico del Apocalipsis. Pero en el fanatismo aplicado a la Iglesia Católica no hay manera de comprobar nada. Los diez cuernos pueden interpretarse a los varios pueblos bárbaros que habían sido aliados de Roma en todos los ámbitos políticos pero que traicionaron a Roma (Ap 17,16-17).

 

Ap 17,14… estos harán la guerra al Cordero, pero el cordero como es Señor de Señores, Rey de Reyes, los vencerá en unión con los suyos.

 

No hacen falta ningunas pruebas históricas para saber que durante el periodo de persecuciones a los cristianos sometidos se les exhortaba antes de martirizarlos a que aceptaran al Cesar como único rey y señor del mundo a cambió de su vida, pero la valentía de los cristianos, hizo caer los corazones duros de los paganos, que poco a poco harían crecer y a edificar la Iglesia de Cristo. Esto sin duda fue el principio de la caída del imperio romano.

 

Si recordamos, el imperio Romano decayó considerablemente en sus actividades religiosas después de comenzar el siglo III, la Roma de las grandes orgías, ídolos, y espectáculos que atraían a todo el mundo, en un pequeño tiempo se apagaron.

 

Cumplido la venida de los diez reyes que harían la guerra a los cristianos, y con la llegada el edicto de Milán

 

 

en el año 313, se cumple el vencimiento de los cristianos sobre el imperio romano, todavía vivía Diocleciano cuando fue dictado el edicto de Milán, y ese mismo año murió en su ruina. Nada de rebeliones, nada de armas, los únicos que vencieron al imperio romano por armas, fueron los pueblos que en un momento eran aliados del cesar, y estos no eran cristianos.

 

Ap 17,16-17…Los diez cuernos y la misma bestia, planearán maldades contra la prostituta, la arruinarán y la dejarán desnuda, consumirán sus carnes y la consumirán por fuego, porque Dios se vale de ellos para ejecutar su plan… esa mujer que has visto es la gran ciudad, la que reina sobre los reyes del mundo entero.

 

Aquí Juan cambia el tono y el sentido del libro, que ya no se puede interpretar por la línea que íbamos, pues ahora Dios se iba a servir de la bestia y los diez reyes para acabar con la prostitución de Roma, los diez reyes sabemos que habían muerto, pero las alianzas que hicieron con pueblos bárbaros cuando gobernaban roma, todavía existían.

 

Lo único que sabemos por los libros de historia, es que los pueblo bárbaros devastaron Roma, del cual no tenemos el número exacto, pero si tenemos los nombres, entre ellos suenan: vándalos, hunos, sajones, suevos, godos, visigodos, alanos, arios, persas de Palmira, jutos y burgundios. La mayoría provenientes de Alemania (germánicos).

 

Estos en un principio eran aliados de Roma en provincias del propio imperio con el consentimiento de los cesares, fue a partir del siglo III cuando armaron rebelión contra la ciudad, sobre todo los bárbaros germánicos que desde el año 252 comenzarían la destrucción de provincias romanas enteras,[12][12] y en un corto tiempo vendría la caída definitiva de Roma. No cabe duda que Dios se sirvió de los mismos bárbaros que en un tiempo eran aliados de los césares en todos los asuntos, incluidas las matanzas de cristianos, para acabar con la misma ciudad imperial.

 

La consumirán por fuego, significan los grandes incendiarios ocurridos entre los años 252 por los bárbaros germánicos y el 455 por los reyes Alarico, y Atila.

 

La gran ciudad que reinaba sobre el mundo, en ese periodo, nadie duda que fuera Roma.

 

Continuando con la interpretación, el comienzo del capítulo 18, alude a la caída de Babilonia la grande, ya sabemos cómo interpretarlo, así que nos saltamos al versículo 4 donde comienzan las profecías de la lamentación por la gran ciudad y Dios invita a la huida para prevenir al pueblo de Dios que vivía en ese territorio a no ser arrasado junto con los paganos. Dios advierte lo que había de venir antes de la invasión de Roma:

 

Ap 18,4… Salid de ella pueblo mío, para que no se hagan participes de sus plagas…

 

En el año 410 Roma es saqueada por el rey Alarico, después el rey Atila en el 452 y los vándalos también en el año 455, teniendo así su caída. Muchos hermanos como es sabido, piensan que Dios decía que nos salgamos de la Iglesia Católica. Pero esta advertencia no es nada en asuntos religiosos, pues cuando comenzaron la devastación de provincias romanas, se mataron a hombres paganos y cristianos, y lógico que no reconocieron quien era cristiano, sino que iban sobre todos pensando en que eran todos achichincles del emperador. Por eso Dios invitaba a la huida, para no ser arrasado junto con los pecados de los emperadores romanos. Si invita a su pueblo a salir de la ciudad, no era por asuntos religiosos, pues si algunos cristianos fornicaban con la idolatría de la ramera, entonces por lógica no eran su pueblo.

 

Ap 18,9… llorarán los reyes de la tierra, los que con ella fornicaron y se dieron al lujo…

 

Muchísimos reyes de la tierra adoptaron el culto de Roma, esto para obtener sus riquezas, el mejor ejemplo

 

es el del rey Herodes. Varios reinos se vinieron a la ruina por la caída de Roma, pues dependían de ella.

 

Ap 18,10… cuando vean la humareda de sus llamas, se quedarán a distancia horrorizados, ante su suplicio…

 

Cuando cayó el imperio, ningún rey de los que adoptaron el culto romano, se volvieron a acercar a Roma, esto se ve cumplido simbólicamente cuando dice: se quedarán a distancia horrorizados.

 

Ap 18,10… y dirán: ¡Ay, ay, la gran ciudad! ¡Babilonia, ciudad poderosa que en una hora ha llegado tu juicio!

 

Pocos comprendían como una ciudad tan poderosa, tan llamativa a los ojos del mundo, se vino abajo, la lamentación por la ciudad de Roma fue universal, todos los que en ella veían a una ciudad favorecida por los dioses, se había venido abajo en sus pasiones tan rápidamente viendo como los paganos habían adoptando la adoración a un único Señor, y no al emperador, que tenía que ser reconocido como único señor, de lo contrario acarrearían la pena capital.

 

Ap 18,11-15… Lloran y se lamentan por ella los mercaderes de la tierra, porque nadie compra ya sus cargamentos: de oro y plata, piedras preciosas y perlas, lino y púrpura, seda y escarlata, toda clase de maderas olorosas…

 

El comercio de Roma era en el siglo I y II el más poderoso del mundo, fue el principal motivo para que se reconociera a Roma como la nueva Babilonia, todo el mundo se congregaba para comprar lo que es mencionado, las vías rápidas de Roma, y su gran embarcadero, hacían ágil el comercio, es absurdo ver que los hermanos que nos atacan, siguen creyendo que somos la ramera de Babilonia, cuando la Iglesia nunca ha sido un negocio ni se dedica al comercio, la única inversión es en la salvación de las almas. Por eso nos damos cuenta de la difamación, si hoy la ramera de Babilonia existiera, sería absurdo decir que es la Iglesia Católica, puesto que nunca hemos comercializado nada, sino que hoy serían Japón, China o Estados Unidos, o Dubai, New York o Hong Kong como ciudades, se olvidan que después de que cayó el imperio romano nació el feudalismo debido a que se acabaron los tianguis, no hubo comercio por siglos debido a que la Iglesia en ese tiempo lo consideraba inapropiado para los cristianos (Mt 6,19).

 

Ap 18,20-21… Alégrate por ella cielo, y vosotros los santos, los apóstoles y profetas, porque al condenarla a ella, Dios ha juzgado vuestra causa. Un Ángel poderoso, alzó entonces una piedra como una gran rueda y la arrojó al mar, diciendo, así de golpe será arrojada Babilonia la gran ciudad, y no aparecerá ya más…

 

Aquí con cualquier libro de historia de Roma que usted tenga, podrá decir: Amen, el imperio Romano nunca mas fue levantado, el inmenso comercio de Roma nunca mas fue levantado, después de la caída del último perseguidor de los cristianos (Diocleciano) Roma nunca mas fue la misma, todo cambió radicalmente, hasta que desapareció rápidamente, cuando Rómulo Augusto, fue el último de los emperadores romanos. Y aquella ciudad de fornicación, idolatría, matanzas públicas y grandes flujos de comercio, llega a su fin. De esta manera se cumplió la profecía del Apocalipsis: así de golpe será arrojada Babilonia la gran ciudad, y no aparecerá ya más… (Ap 18,21). Los hermanos separados, están acostumbrados a verlo todo de la manera más fantástica posible, sino no tiene chiste, pero no. Cuando los paganos de Roma comenzaban a hacerse cristianos, el pueblo de Roma dejó las orgías como un tipo de culto a sus ídolos, dejó las riquezas, dejó el gran comercio para comenzar a compartir sus bienes cristianamente, dejó el espectáculo de matanzas de animales y humanos como diversión, entonces el imperio religioso se vino abajo por la fe y las obras de los cristianos, su gran amor a Cristo, y su mansedumbre, que fue la causa de que muchos paganos aceptaran el evangelio.

 

-          A partir del siglo II el entramado político imperial comienza a desmoronarse, la grandeza de Roma era mucho más aparente que real...[13][13]

-          Al hacer oficial el cristianismo y fundar Constantinopla, que fue hecha la capital (del imperio) Constantino adelantó la caída de Roma[14][14]

 

 

Fue la definitiva caída de Roma hasta que los bárbaros vándalos acabaron con la ciudad imperial, estos, si por armas, por eso es que Constantino pretendió cambiar la capital del imperio a Constantinopla, si la ramera hoy existiera, entonces su sede tendría que ser Constantinopla y no Roma. Pero la Iglesia del territorio de los romanos, siempre fue la elegida de Dios ¿Cuál otra pudo haber sido mas golpeada por los paganos sino la Iglesia de ese territorio? Esta misma Iglesia que desde el año 107 era la alabada por los cristianos, es esa misma Iglesia que los hermanos separados odian, entonces ¿De parte de quien estarán? ¿Contra quién luchan?

 

San Ignacio de Antioquia, año 107 o 110 d.C. “Epístola a los Romanos”

 

salutación… a la Iglesia que es amada e iluminada por medio de la voluntad de Aquel que quiso todas las cosas que son, por la fe y el amor a Jesucristo nuestro Dios; a la que tiene la presidencia en el territorio de la región de los romanos, siendo digna de Dios, digna de honor, digna de parabienes, digna de alabanza, digna de éxito, digna en pureza, y teniendo la presidencia del amor, andando en la ley de Cristo y llevando el nombre del Padre; Iglesia a la cual yo saludo en el nombre de Jesucristo el Hijo del Padre…

 

San Ireneo, obispo de Lyon, año 180 d.C.  “Adversus Haereses

 

Cap. VII… indicaremos, como la mayor de ellas, y la más conocida de todas, la Iglesia que está en Roma, que fundaron Pedro y Pablo, tiene una tradición que arranca de los apóstoles y que llega hasta nosotros, en la predicación de la fe a los hombres…

 

Tertuliano, año 210 d.C. “de praescriptione haereticorum”

 

Cap. XXVIIIQué bienaventurada es aquella Iglesia de Roma, en la que los Apóstoles depositaron toda su doctrina junto con su sangre, donde Pedro soportó una pasión como la del Señor…

 

 

CONCLUSIONES

 

Concluimos pues las siguientes cosas por las cuales la ramera no puede ser la Iglesia Católica:

 

·         Pronto significa que la ramera del Apocalipsis, debió de aparecer y caer en un periodo no muy largo, por lo tanto, es imposible que la Iglesia Católica sea la ramera, puesto que ya son 20 siglos desde que se escribió el Apocalipsis. Imposible aplicarse a la Iglesia Católica.

·         El imperio romano nunca pretendió ser una Iglesia cristiana, pues las persecuciones a los seguidores de Iesous (nombre con el que se predicaba el nombre del Señor en griego), eran señal de aborrecimiento al Cristo, imposible que el imperio tomara el nombre de quien aborrecían para pretender hablar de él (1 Co 12,3).

·         La Iglesia de Roma, es en realidad una Iglesia situada desde el siglo IV en el Vaticano, no en Roma.

·         La vestimenta de la Iglesia Católica es el blanco, no el rojo y morado, que solo se utilizan pocas veces en el año, también usamos el dorado, el azul y el verde. Los sacerdotes andan de negro, y

la bandera del Vaticano no es rojo con morado, sino blanca con amarillo. 

·         Ni los sacerdotes, ni los papas y obispos llevan sobreadornos de oro y piedras preciosas, solo cargan una cruz y un anillo de oro como símbolo de su ministerio.

·         Los mártires de Jesús fueron hechos por el imperio y los judíos durante los tres primeros siglos, la inquisición existió 12 siglos después, y también los protestantes tuvieron inquisición. La Iglesia nunca condenó a nadie que fuese cristiano, sino herejes y brujas, no a “cristianos bíblicos”, pues la Biblia no se podía obtener tan fácil en los hogares, debido a que simplemente no existía la imprenta cuando comenzó la inquisición católica.

·         Los siete reyes, son perfectamente los siete reyes que ya habían gobernado Roma.

·         Los diez reyes, son perfectamente los diez reyes que martirizaron cristianos, que aun no tomaban posesión, también los diez reyes es aplicado a las alianzas de estos con los pueblos bárbaros que se unieron a Roma en un principio y después causaron su devastación.

·         La Iglesia Católica profesa la salvación de Cristo, lo proclamamos Señor de Señores y Rey de Reyes. La ramera del Apocalipsis hacía todo lo contrario (Ap 17,14).

·         La Ramera de Babilonia tenía un gran poderío comercial, nunca la Iglesia ha tenido comercio de algún tipo. Si así fuera, la ramera en estos momentos sería Estados Unidos, China o Japón.

·         Si la ramera de Babilonia hoy existiera por haber empezado con Constantino, tendría que tener su sede en Estambul (Antigua Constantinopla), ciudad fundada por Constantino donde se quedó definitivamente.

 

Siguiendo con las conclusiones tal vez te preguntarás: Si el Apocalipsis es un libro escatológico que ya se cumplió, ¿Cómo interpretar los últimos capítulos de la Biblia?

 

El Apocalipsis en los siguientes capítulos, nos habla sobre la paz que vivirían los cristianos durante un largo tiempo, que son simbólicamente los mil años. Nos habla sobre el juicio que pasaron los muertos durante el periodo posterior, no del juicio final.

 

El cielo nuevo y tierra nueva, significa la era de paz y absoluto señorío que hicieron los cristianos sobre tierras paganas, una nueva vida comenzaba en la Iglesia, y por último nos habla de la espera de la venida de Cristo, Cristo no se ve mencionado como ya venido, he ahí la clave de que el Apocalipsis está cumplido, pues el Cristo no ha venido, si fuera un libro que nos narrara el fin del mundo y nuestros tiempos, narraría sobre la segunda venida de Cristo, que sería el fin de este mundo y el juicio final, pero menciona que Cristo no ha venido sino que promete su segunda venida (Ap 22). Por lo tanto, considerar al Apocalipsis un libro profético a largo plazo es un error, puesto que antes de terminar, el libro en el año 95, se sigue afirmando que lo que ha de suceder, para nosotros a 20 siglos de distancia, sucedió (Ap 22,10), porque cerca no significan 20 siglos, en los que estamos hoy después de que Jesús nos dio salvación. El Apocalipsis fue escrito como consuelo a las persecuciones que sufriría el nuevo pueblo de Dios, un libro de esperanza, un libro de revelación de Cristo para su Iglesia, un libro Eucarístico, litúrgico, y alegría después del sufrimiento, por eso Juan menciona que es hora de la perseverancia (Ap 13,10). Mientras que para los católicos el libro del Apocalipsis es un libro de amor de Dios y de esperanza, para los hermanos separados es un libro de donde se puede sacar mucha ciencia ficción y difamación.

____________________________________________________________________________

“Os saluda la que está en Babilonia (Roma), elegida por ustedes                                      

 

                                                                                                                                        San Pedro Apóstol 1Ped 3,15

 

 

 



 

[1][1] También Jerusalén era conocida como la ciudad de las siete colinas o montes, pues Jerusalén está rodeada por: Goath, Gareb, Acra, Sión, Ophel, Besetah y Moria. Inclusive también podemos cocerla bíblicamente con el nombre de prostituta (Is 1,21).

 

 

[2][2] Aplicando el texto a Jerusalén, su fornicación es con los ídolos, a los que siempre se entregaron.

 

 

[3][3] También los sacerdotes del templo de Jerusalén tenían adornos de oro, y vestidura de color púrpura y escarlata para su ministerio (Ex 28,15).

 

[4][4] Biblioteca de Consulta Microsoft ® Encarta ® 2005. © 1993-2004 Microsoft Corporation

 

 

[5][5] Enciclopedia universal ilustrada, Europeo Americana, Tomo 16, p. 329.

 

[5][6] Enciclopedia temática interactiva siglo XXI, historia del mundo y de las artes, p. 69.

 

 

 

[7][7] Enciclopedia Larousse, Temática universal, Tomo 2, p. 347.

 

 

[8][8] Tertuliano, “de praescriptione haereticorum” Cap. XXVIII.

 

 

[9][9] Recuerda que los nombres de los cesares eran muy largos, por ejemplo: Cayo Julio Cesar Augusto, que fue el primero en ser emperador romano absoluto.

 

 

[10][10] Biblioteca de Consulta Microsoft ® Encarta ® 2005. © 1993-2004 Microsoft Corporation

 

[10][11] Ibíd.

 

 

[12][12] Enciclopedia Salvat, del estudiante. Tomo 2, p.67. Si quieren una información mas detallada y en el  tiempo en que sucedieron las cosas, tómense el tiempo de leer: La ciudad de Dios de San Agustín, quien relata en forma de consuelo a los paganos por la devastación de Roma, y exhorta a los paganos a la imitación de los cristianos, que aunque muchos murieron todavía por los saqueos e incendiarios, los cristianos que quedaron viviendo en Roma no perdieron ni patria ni gloria, porque el reinado de los cristianos no es de este mundo, por eso los cristianos no se lamentaron la caída de la ciudad. La ciudad de Dios, Libro I, Cáp. I, III, VII, VIII, X-XV y XXIX.

 

[13][13] Enciclopedia temática interactiva siglo XXI. Tomo: historia del mundo y de las artes, p. 60.

 

 

[14][14] Enciclopedia Hachette Castel, Tomo 10, p.1908.

Seguidor del Catesismo de la Iglesia

Reflexion y Vida

Punto de Vista

Radio Vaticano - La voz del Papa y de la Iglesia dialogan con el mundo

Enlaces que no puedes dejar de ver