lunes, octubre 10, 2016

¡CLARO QUE PUEDES!




Cuando quieras hacer algo y oigas tu propia voz
susurrándote que no tiene sentido intentarlo siquiera.
Cuando esa voz te dice: "¿Qué es lo que
te hace pensar que puedes hacer esto?".

Recuerda que hay otra voz que puedes escuchar,
la voz de la esperanza y del estímulo.
No es la que te dice "no puedes hacerlo",
sino la que te dice"¡Claro que puedes!".

Mucha gente carece de la confianza,
la autoestima y la voluntad para intentar el éxito.
Algunos empiezan bien, pero no logran
terminar bien lo que empiezan.

Algunos tienen miedo de perder; otros tienen miedo
incluso de ganar. Hay quienes se desmoralizan porque
le prestan atención a la voz que les habla de abandonar
el intento y darse por vencidos.

Lo que oyen es: "Puedes olvidarte de eso; jamás lo lograrás".
Pero hay otro mensaje que también podrás oír
si solamente escuchas. Es el que te dice:
¡Claro que puedes!".

Como la flor que, creada de una sola semilla,
termina por florecer, así también el sueño
que guardamos en nuestro interior tiene
todo el potencial para volverse realidad.

Donde hay un sí, puede haber un no, pero también
se abrirá un camino. Recuerda que la gente también
elige al no elegir. No se trata solamente de lo que hacemos,
sino muchas veces también de lo que no hacemos.

De modo que planifícalo, trabaja para lo que quieres
y no tengas miedo de soñar. Piensa en todas las oportunidades
en las que alcanzaste tus metas. No hagas caso de las voces
que tratan de desmoralizarte; no tienes que darles importancia.

Siempre dependerá de ti no elegir la voz
que te dice que no podrás, sino la que te dice:
"¡Claro que puedes!".
Sueña y dale vida a tus sueños. Depende de ti.

Autor Desconocido


--





--
Cordialmente
Ernesto William Rojas D. e-mail: ewilliamrojasd@gmail.com
skype:  ernesto.william
movil  315-7820672

GAMMA XXI - Sistema de Información

Seguidor del Catesismo de la Iglesia

Reflexion y Vida

Punto de Vista

Radio Vaticano - La voz del Papa y de la Iglesia dialogan con el mundo

Enlaces que no puedes dejar de ver