sábado, junio 27, 2009

El Papa impondrá el palio a 34 arzobispos; entre ellos 17 de América y 2 de España

Este lunes 29 de junio
 

Este lunes 29 de junio, Solemnidad de San Pedro y San Pablo, en la Eucaristía que presidirá en la Basílica Vaticana, el Papa Benedicto XVI impondrá el sagrado Palio a 17 arzobispos de América y 2 españoles, entre quienes se encuentra el Arzobispo de Nueva York, Mons. Timothy Dolan; y el nuevo Primado de España, Mons. Braulio Rodríguez.

Además de los mencionados, recibirán el Palio los siguientes arzobispos:

De México: Mons. Domingo Díaz Martínez, de Tulancingo; Mons. Víctor Sánchez Espinosa, de Puebla de Los Ángeles; y Mons. Carlos Aguiar Retes, de Tlalnepantla.

De Brasil: Mons. Sérgio da Rocha, de Teresina; Mons. Maurício Grotto de Camargo, de Botucatu; Mons. Gil Antônio Moreira, de Juiz de Fora; y Mons. Orani Joao Tempesta, O. Cist., de Sao Sebastiao do Río de Janeiro.

De Colombia: Mons. Ismael Rueda Sierra, de Bucaramanga.

De Venezuela: Mons. Manuel Felipe Díaz Sánchez, de Calabozo.

De El Salvador: Mons. José Luis Escobar Alas, de San Salvador.

De España: Mons. Carlos Osoro Sierra, de Valencia.

De Canadá: Mons. J. Michael Miller, C.S.B., de Vancouver; y Mons. Pierre-André Fournier, de Rimouski.

Finalmente, de Estados Unidos: Mons. Allen Henry Vigneron, de Detroit;

Mons. Robert James Carlson, de Saint Louis;

Mons. George Joseph Lucas, de Omaha; y

Mons. Gregory Michael Aymond, de New Orleans.

 

viernes, junio 26, 2009

Amnistía Internacional castiga a Polonia por negar el acceso al aborto

Volumen 12, Número 28

June 25, 2009

 

By Piero A. Tozzi, J.D.

     (NUEVA YORK – C-FAM)  Recientemente, Amnistía Internacional ha publicado su informe sobre lo que considera ser el estado de los derechos humanos en el mundo. Lo que más interesa a los defensores de la vida es la campaña que esa organización lleva adelante para impulsar el "derecho" al aborto a nivel mundial.

     En la entrada sobre Polonia , Amnistía acusa al país porque supuestamente "niega el acceso al aborto a las mujeres que cumplen con los requisitos exigidos por la ley". Al mismo tiempo, alude a la crítica a la que fue sometida Polonia por parte del Consejo de Derechos Humanos en mayo de 2008. También censura al gobierno, en cuanto a que no implementó el fallo dictado en 2007 por la Corte Europea de Derechos Humanos, Tysiąc vs. Polonia,  el cual se basa en el presunto "deber de establecer mecanismos efectivos para garantizar el acceso de las mujeres al aborto cuando este fuera legal".

     Sin embargo, los críticos denuncian que tanto la recriminación del Consejo de Derechos Humanos como la decisión de la Corte a la que alude Amnistía manifiestan claramente la tendencia, cada vez más frecuente, de los organismos de "derechos humanos" a imponer en los países obligaciones fundamentadas en preferencias sobre políticas sociales más que en principios jurisprudenciales concretos.

      El fallo Tysiąc, que significó para el gobierno polaco una multa de € 25000, fue dictaminado en el caso de una mujer con una severa miopía, quien aseguraba que quedaría ciega si no se le practicaba un aborto. Los críticos sostienen que su reclamo no condecía con los hechos, y que la corte había ignorado la opinión de ocho expertos, entre los que se encontraban ginecólogos y oftalmólogos, que consideraron que no había ninguna relación entre su embarazo y su problema de vista.

     El juez español de la Corte Europea de Derechos Humanos, Javier Borrego Borrego, expresó su enérgico disentimiento al señalar que la mayoría había optado por confiar en la opinión "aislada y confusa" de un solo médico clínico, para poder arribar al resultado pretendido. Esta visión tuvo eco en el International Journal of Human Rights, en el que Jakob Cornides escribió que la Corte "sencillamente... no estableció relación alguna entre los hechos y la ley".

     Al pregonar casos como el de Tysiąc y declaraciones realizadas desde agencias de Naciones Unidas para impulsar la agenda del aborto a escala mundial, Amnistía recurre a una estrategia que fue originalmente encabezada por el Centro de Derechos Reproductivos, estudio jurídico de interés público que promueve el aborto.      

     Según Susan Yoshihara, miembro de Catholic Family and Human Right's Institute (C-FAM, editor de Friday Fax), durante la conferencia Women Deliver, celebrada en Londres, en 2007, la coordinadora de Amnistía para "derechos reproductivos", Stephanie Schlitt, comprometió al grupo a unirse al Centro de Derechos Reproductivos, para conseguir que el aborto sea reconocido como un derecho humano mediante el litigio, aduciendo, en parte, que se podía hallar tal derecho en algunos tratados sobre derechos humanos. Si bien admitió que los tratados no dicen nada acerca del aborto, Schlitt manifestó que una habilidosa defensa podría contribuir a que la "masa crítica" de funcionarios de la ONU y juristas de todo el mundo reconociera un nuevo "derecho al aborto".

     Hasta 2006, Amnistía Internacional mantenía su postura neutral respecto de este tema, y reconocía que no existía "ningún derecho al aborto aceptado en términos generales en la legislación internacional sobre derechos humanos". Desde que abandonó su neutralidad, Amnistía intervino frecuentemente en debates internos, en países como México y la República Dominicana, aduciendo –de manera incorrecta- que la legislación internacional exige que los países permitan el aborto.

jueves, junio 18, 2009

AÑO SACERDOTAL


Del 19 de junio de 2009 al 19 de junio de 2010



Benedicto XVICon motivo de la celebración del 150 aniversario de la muerte del Santo Cura de Ars, San Juan María Vianney, el Papa Benedicto XVI ha decidido que se celebre un especial Año Sacerdotal del 19 de junio de 2009 - fiesta del Sagrado Corazón de Jesús y Jornada para la santificación sacerdotal- al 19 de junio de 2010.

¿Cuál es el objetivo de este año sacerdotal?

Según palabras del propio Benedicto XVI, el objetivo es ayudar a percibir cada vez más la importancia del papel y de la misión del sacerdote en la Iglesia y en la sociedad contemporánea.

¿Por qué se ha elegido la figura de San Juan María Vianney?

Por haber sido un verdadero ejemplo de sacerdote al servicio del rebaño de Cristo.

Benedicto XVI concederá Indulgencias Plenarias por el Año Sacerdotal. ¿Cómo se pueden ganar estas indulgencias plenarias?

1.- Los sacerdotes, arrepentidos de corazón, que recen cualquier día las laúdes o vísperas ante el Santísimo Sacramento expuesto a la adoración pública o en el sagrario y se ofrezcan a la celebración de los sacramentos, sobre todo de la Confesión, se les concederá Indulgencia plenaria aplicable a los hermanos en el sacerdocio difuntos como sufragio, si en conformidad con las disposiciones vigentes se confiesan sacramentalmente, comulgan y rezan por las intenciones del pontífice. También se concede Indulgencia parcial, siempre aplicable a los hermanos en el sacerdocio difuntos, cada vez que recen oraciones debidamente aprobadas para llevar una vida santa y cumplir los oficios que se les han confiado.

2.- A los fieles cristianos, arrepentidos de corazón que, en la iglesia o en el oratorio, asistan a la Santa Misa y ofrezcan por los sacerdotes de la Iglesia oraciones a Jesucristo, Sumo y Eterno Sacerdote y cualquier obra buena cumplida se les concede Indulgencia plenaria, siempre que se hayan confesado sacramentalmente y recen por las intenciones del Papa los días en que se abre y se clausura el Año sacerdotal, en el día del 150 aniversario de la muerte de San Juan María Vianney, los primeros jueves del mes o cualquier otro día establecido por los Ordinarios de los lugares para la utilidad de los fieles".

Los ancianos, los enfermos y todos aquellos que por motivos legítimos no puedan salir de casa, podrán obtener la Indulgencia plenaria, si con ánimo alejado del pecado y el propósito de cumplir las tres condiciones necesarias apenas les sea posible, "en los días indicados rezan por la santificación de los sacerdotes y ofrecen a Dios por medio de María, Reina de los Apóstoles, sus enfermedades y sufrimientos".

Asimismo se concede la Indulgencia parcial a todos los fieles cada vez que recen cinco Padrenuestros, Ave Marías y Glorias, y otra oración debidamente aprobada "en honor del Sagrado Corazón de Jesús para que los sacerdotes se conserven en pureza y santidad de vida".

 

Oración por los sacerdotes

Señor Jesús, presente en el Santísimo Sacramento,
que quisiste perpetuarte entre nosotros
por medio de tus Sacerdotes,
haz que sus palabras sean sólo las tuyas,
que sus gestos sean los tuyos,
que su vida sea fiel reflejo de la tuya.
Que ellos sean los hombres que hablen a Dios de los hombres
y hablen a los hombres de Dios.
Que no tengan miedo al servicio,
sirviendo a la Iglesia como Ella quiere ser servida.
Que sean hombres, testigos del eterno en nuestro tiempo,
caminando por las sendas de la historia con tu mismo paso
y haciendo el bien a todos.
Que sean fieles a sus compromisos,
celosos de su vocación y de su entrega,
claros espejos de la propia identidad
y que vivan con la alegría del don recibido.
Te lo pido por tu Madre Santa María:
Ella que estuvo presente en tu vida
estará siempre presente en la vida de tus sacerdotes. Amen

miércoles, junio 17, 2009

La duda imaginaria: el principio de la vida

 
escrito por Salvador I. Reding Vidaña,
sábado, 07 de junio de 2008
 
 
La discusión sobre el principio del ser humano, no es novedad. ¿Qué dice la ciencia médica sobre el principio de la vida? En su ignorancia o perversidad, los pro-abortistas alegan que la ciencia no tiene una respuesta sobre cuándo empieza la vida de la persona humana. Error o mentira: la ciencia sí ha respondido esta pregunta. Si ellos lo ignoran (o pretenden ignorarlo) es otra cosa.
 
Especialistas de reconocido de prestigio abrumadoramente opinan que desde el momento de la concepción, esa célula única tiene ya todas las características de una nueva persona. Empieza entonces a desarrollarse para, bajo la protección del seno materno, alcanzar la capacidad de vida independiente en unos meses.
 
Para justificar el aborto en las primeras semanas de embarazo, quienes lo apoyan buscan innecesariamente una explicación que defina el momento en que el "producto" (bajo diversos nombres técnicos) puede considerarse "ser humano". Un respetable médico de Nueva York, el Dr. Jerónimo Domínguez, nos da algunos datos al respecto. Veamos.
 
Un criterio alegado por los pro-abortistas es la actividad cerebral, que ella es la que define a una persona viva, y que dicen comienza solamente tras unas veinte semanas después de la concepción; mentira, tras 40 - 42 días (seis semanas), un electroencefalograma puede ya medir actividad cerebral.
 
Pero antes, a los 18 – 21 días, un electrocardiograma mide ya actividad del corazón, y en la octava semana se escuchan, con un estetoscopio ultrasónico, sus latidos. A las 12 o 13 semanas ya tiene dedos con huellas digitales, las mismas que tendrá a través de su vida.
 
El nuevo ser, aún desde ser una sola célula, es diferente a su madre, no es parte de ella; tiene de inmediato su propio ADN, distinto del materno y del paterno (hereda 46 cromosomas: la mitad de la madre y la otra del padre). Así también su tipo de sangre puede ser diferente del de ella o él. La fertilización es el momento exacto en que el ser humano inicia su existencia, no en la semana doce ni después; es en el día cero.
 
A las ocho semanas cada órgano está presente y en su sitio. Todo lo que integra un adulto humano se encuentra ya en este pequeño embrión de unos cuatro centímetros de largo, es así persona humana. No podemos aceptar, por ejemplo, que solamente cuando sea "viable" será persona (principiando el séptimo mes de embarazo). De hecho, hay casos bien documentados de bebés sobrevivientes de unas cuantas semanas, -con nombres y apellidos.
 
Está ya superado en la comunidad médica el debate sobre cuándo inicia la vida humana: es con la concepción. En abril de 1981 –hace ya 27 años-, un subcomité del Senado de Estados Unidos (S-158) convocó a un debate sobre el principio de la vida. Sobraron opiniones médicas y científicas sobre este hecho: es en la concepción misma. Los grandes ausentes del debate fueron quienes pudieron entonces haber intentado demostrar que era semanas o meses después.
 
Ante la pregunta "¿Cuándo empieza la vida humana?" hecha en ese subcomité senatorial en 1981, las respuestas de expertos de renombre mundial fueron claras y contundentes. Ejemplos: la Dra. Micheline M. Matheus-Roth, de la Escuela de Medicina de Harvard, refirió más de 20 textos médicos que claman que la vida humana se inicia con la concepción.
 
El Dr. Jerome Lejeune, el "Padre de la Genética Moderna", afirmó: "aceptar el hecho de que después de la fertilización ha tenido lugar, existe un nuevo ser humano no es más un asunto de gusto u opinión… es plena evidencia médica". El Dr. Hymie Gordon, del Departamento de Genética de la Clínica Mayo agregó: "Por todos los criterios de la biología molecular moderna, la vida está presente desde el momento de la concepción".
 
El informe de ese subcomité senatorial al 97° Congreso, llegó a esta conclusión: médicos, biólogos y otros científicos concuerdan que la concepción marca el inicio de la vida de un ser humano – un ser que está vivo y es un miembro de la especie humana. Hay un acuerdo abrumador en este punto en innumerables escritos médicos, biológicos y científicos.
 
En realidad, ya desde 1857 -hace 151 años-, la American Medical Association había reconocido que "la existencia real e independiente de un niño antes de nacer, como ser humano", es un asunto de objetividad científica. Concluyó así el informe senatorial que los doctores sabían, desde los años de 1800 y lo saben ahora, que la vida humana inicia con la concepción.
 
Así, la frase "no sabemos cuándo empieza la vida humana" está demostrada como falsa hace muchos años. ¡Si lo sabemos, médica y científicamente! la vida del ser humano se inicia con la concepción.
 
El Dr. Bernard Nathason, cofundador y ex-directivo de la National Abortion Rigths Action League (NARAL), que había promovido la defensa y legalización del aborto en EUA, reconoció ante la prensa su error: 'La ciencia médica me dice ahora que el feto es una persona humana. Dramáticamente tengo que reconocer ahora que el feto no es un trozo de carne: es un paciente'. Este médico norteamericano, que con su propio equipo había practicado más de 75,000 abortos continuó: 'Nos hemos equivocado y es necesario rectificar, y decírselo al público: el aborto supone una negación del derecho a la vida humana'.
 
Científicamente, es inaceptable que antes de doce o catorce o veinte semanas, el embrión, feto, producto o como se quiera llamarlo, no sea persona humana. La vida empieza el día cero, al unirse dos gametos: óvulo y espermatozoide, formando una nueva célula, el cigoto, con el ADN que define su ser y personalidad durante el resto de su vida: ya es un ser humano. Abortarlo es así, indudablemente, un homicidio.
 

jueves, junio 11, 2009

ESTÁ CRISTO PRESENTE EN LA EUCARISTÍA?

Son varios los caminos por los que podemos acercarnos al Señor Jesús y así vivir una existencia realmente cristiana, es decir, según la medida de Cristo mismo, de tal manera que sea Él mismo quien viva en nosotros (ver Gál 2,20). Una vez ascendido a los cielos el Señor nos dejó su Espíritu. Por su promesa es segura su presencia hasta el fin del mundo (ver Mt 28, 20). Jesucristo se hace realmente presente en su Iglesia no sólo a través de la Sagrada Escritura, sino también, y de manera más excelsa, en la Eucaristía.

¿Qué quiere decir Jesús con "venid a mí"? Él mismo nos revela el misterio más adelante: "Yo soy el pan de vida. El que venga a mí, no tendrá hambre, el que crea en mí no tendrá nunca sed." (Jn 6, 35). Jesús nos invita a alimentarnos de Él. Es en la Eucaristía donde nos alimentamos del Pan de Vida que es el Señor Jesús mismo.

¿No está Cristo hablando de forma simbólica?

Cristo, se arguye, podría estar hablando simbólicamente. Él dijo: "Yo soy la vid" y Él no es una vid; "Yo soy la puerta" y Cristo no es una puerta.

Pero el contexto en el que el Señor Jesús afirma que Él es el pan de vida no es simbólico o alegórico, sino doctrinal. Es un diálogo con preguntas y respuestas como Jesús suele hacer al exponer una doctrina.

A las preguntas y objeciones que le hacen los judíos en el Capítulo 6 de San Juan, Jesucristo responde reafirmando el sentido inmediato de sus palabras. Entre más rechazo y oposición encuentra, más insiste Cristo en el sentido único de sus palabras: "Mi carne es verdadera comida y mi sangre verdadera bebida" (v.55).

Esto hace que los discípulos le abandonen (v. 66). Y Jesucristo no intenta retenerlos tratando de explicarles que lo que acaba de decirles es tan solo una parábola. Por el contrario, interroga a sus mismos apóstoles: "¿También vosotros queréis iros?". Y Pedro responde: "Pero Señor... ¿con quién nos vamos si sólo tú tienes palabras de vida eterna?" (v. 67-68).

Los Apóstoles entendieron en sentido inmediato las palabras de Jesús en la última cena. "Tomó pan... y dijo: "Tomad y comed, esto es mi cuerpo." (Lc 22,19). Y ellos en vez de decirle: "explícanos esta parábola," tomaron y comieron, es decir, aceptaron el sentido inmediato de las palabras. Jesús no dijo "Tomad y comed, esto es como si fuera mi cuerpo.es un símbolo de mi sangre".

Alguno podría objetar que las palabras de Jesús "haced esto en memoria mía" no indican sino que ese gesto debía ser hecho en el futuro como un simple recordatorio, un hacer memoria como cualquiera de nosotros puede recordar algún hecho de su pasado y, de este modo, "traerlo al presente" . Sin embargo esto no es así, porque memoria, anamnesis o memorial, en el sentido empleado en la Sagrada Escritura, no es solamente el recuerdo de los acontecimientos del pasado, sino la proclamación de las maravillas que Dios ha realizado en favor de los hombres. En la celebración litúrgica, estos acontecimientos se hacen, en cierta forma, presentes y actuales. Así, pues, cuando la Iglesia celebra la Eucaristía, hace memoria de la Pascua de Cristo y ésta se hace presente: el sacrificio que Cristo ofreció de una vez para siempre en la cruz permanece siempre actual (ver Hb 7, 25-27). Por ello la Eucaristía es un sacrificio (ver Catecismo de la Iglesia Católica nn. 1363-1365).

San Pablo expone la fe de la Iglesia en el mismo sentido: "La copa de bendición que bendecimos, ¿no es acaso comunión con la sangre de Cristo? Y el pan que partimos, ¿no es comunión con el cuerpo de Cristo?". (1Cor 10,16). La comunidad cristiana primitiva, los mismos testigos de la última cena, es decir, los Apóstoles, no habrían permitido que Pablo transmitiera una interpretación falsa de este acontecimiento.

Los primeros cristianos acusan a los docetas (aquellos que afirmaban que el cuerpo de Cristo no era sino una mera apariencia) de no creer en la presencia de Cristo en la Eucaristía: "Se abstienen de la Eucaristía, porque no confiesan que es la carne de nuestro Salvador." San Ignacio de Antioquía (Esmir. VII).

Finalmente, si fuera simbólico cuando Jesús afirma: "El que come mi carne y bebe mi sangre...", entonces también sería simbólico cuando añade: "...tiene vida eterna y yo le resucitaré en el último día" (Jn 6,54). ¿Acaso la resurrección es simbólica? ¿Acaso la vida eterna es simbólica?

Todo, por lo tanto, favorece la interpretación literal o inmediata y no simbólica del discurso. No es correcto, pues, afirmar que la Escritura se debe interpretar literalmente y, a la vez, hacer una arbitraria y brusca excepción en este pasaje.

Si la misa rememora el sacrificio de Jesús, ¿Cristo vuelve a padecer el Calvario en cada Misa?

La carta a los Hebreos dice: "Pero Él posee un sacerdocio perpetuo, porque permanece para siempre... Así es el sacerdote que nos convenía: santo inocente...que no tiene necesidad de ofrecer sacrificios cada día... Nosotros somos santificados, mediante una sola oblación ... y con la remisión de los pecados ya no hay más oblación por los pecados." (Hb 7, 26-28 y 10, 14-18).

La Iglesia enseña que la Misa es un sacrificio, pero no como acontecimiento histórico y visible, sino como sacramento y, por lo tanto, es incruento, es decir, sin dolor ni derramamiento de sangre (ver Catecismo de la Iglesia Católica n. 1367).

Por lo tanto, en la Misa Jesucristo no sufre una "nueva agonía", sino que es la oblación amorosa del Hijo al Padre, "por la cual Dios es perfectamente glorificado y los hombres son santificados" (Concilio Vaticano II. Sacrosanctum Concilium n. 7).

El sacrificio de la Misa no añade nada al Sacrificio de la Cruz ni lo repite, sino que "representa," en el sentido de que "hace presente" sacramentalmente en nuestros altares, el mismo y único sacrificio del Calvario (ver Catecismo de la Iglesia Católica n. 1366; Pablo VI, Credo del Pueblo de Dios n. 24).

El texto de Hebreos 7, 27 no dice que el sacrificio de Cristo lo realizó "de una vez y ya se acabó", sino "de una vez para siempre". Esto quiere decir que el único sacrificio de Cristo permanece para siempre (ver Catecismo de la Iglesia Católica n. 1364). Por eso dice el Concilio: "Nuestro Salvador, en la última cena, ... instituyó el sacrificio eucarístico de su cuerpo y sangre, con el cual iba a perpetuar por los siglos, hasta su vuelta, el sacrificio de la cruz." (ver Concilio Vaticano II, Sacrosanctum Concilium n. 47). Por lo tanto, el sacrificio de la Misa no es una repetición sino re-presentación y renovación del único y perfecto sacrificio de la cruz por el que hemos sido reconciliados.

TOMADO DEL SITIO   http://www.aciprensa.com/Eucaristia/   

ENTREN A ESTE SITIO PARA UNA VISION MUY COMPLETA DE LA EUCARISTIA

miércoles, junio 10, 2009

Corpus Christi

Fuente: Catholic.net
Autor: Tere Fernandez del Castillo


Explicación de la fiesta

Corpus Christi es la fiesta del Cuerpo y la Sangre de Cristo, de la presencia de Jesucristo en la Eucaristía.

Este día, recordamos la institución de la Eucaristía, que se llevó a cabo el Jueves Santo, durante la Última Cena al convertir Jesús el pan y el vino en su Cuerpo y en su Sangre.

Es una fiesta muy importante porque la Eucaristía es el regalo más grande que Dios nos ha hecho, movido por su querer quedarse con nosotros después de la Ascensión.

Origen de la fiesta:

Dios utilizó a santa Juliana de Mont Cornillon para propiciar esta fiesta. La santa nace en Retines cerca de Liège, Bélgica en 1193. Quedó huérfana muy pequeña y fue educada por las monjas Agustinas en Mont Cornillon. Cuando creció, hizo su profesión religiosa y más tarde fue superiora de su comunidad. Por diferentes intrigas tuvo que irse del convento. Murió el 5 de abril de 1258, en la casa de las monjas Cistercienses en Fosses y fue enterrada en Villiers.

Juliana, desde joven, tuvo una gran veneración al Santísimo Sacramento. Y siempre añoraba que se tuviera una fiesta especial en su honor. Este deseo se dice haberse intensificado por una visión que ella tuvo de la Iglesia bajo la apariencia de luna llena con una mancha negra, que significaba la ausencia de esta solemnidad.

Ella le hizo conocer sus ideas a Roberto de Thorete, el entonces obispos de Liège, también al docto Dominico Hugh, más tarde cardenal legado de los Países Bajos; a Jacques Pantaleón, en ese tiempo archidiácono de Liège, después obispo de Verdun, Patriarca de Jerusalén y finalmente al Papa Urbano IV. El obispo Roberto se impresionó favorablemente y como en ese tiempo los obispos tenían el derecho de ordenar fiestas para sus diócesis, invocó un sínodo en 1246 y ordenó que la celebración se tuviera el año entrante; también el Papa ordenó, que un monje de nombre Juan debía escribir el oficio para esa ocasión. El decreto está preservado en Binterim (Denkwürdigkeiten, V.I. 276), junto con algunas partes del oficio.

El obispo Roberto no vivió para ver la realización de su orden, ya que murió el 16 de octubre de 1246, pero la fiesta se celebró por primera vez por los cánones de San Martín en Liège. Jacques Pantaleón llegó a ser Papa el 29 de agosto de 1261. La ermitaña Eva, con quien Juliana había pasado un tiempo y quien también era ferviente adoradora de la Santa Eucaristía, le insistió a Enrique de Guelders, obispo de Liège, que pidiera al Papa que extendiera la celebración al mundo entero.

Urbano IV, siempre siendo admirador de esta fiesta, publicó la bula "Transiturus" el 8 de septiembre de 1264, en la cual, después de haber ensalzado el amor de nuestro Salvador expresado en la Santa Eucaristía, ordenó que se celebrara la solemnidad de "Corpus Christi" en el día jueves después del domingo de la Santísima Trinidad, al mismo tiempo otorgando muchas indulgencias a todos los fieles que asistieran a la santa misa y al oficio. Este oficio, compuesto por el doctor angélico, Santo Tomás de Aquino, por petición del Papa, es uno de los más hermosos en el breviario Romano y ha sido admirado aun por Protestantes.

La muerte del Papa Urbano IV (el 2 de octubre de 1264), un poco después de la publicación del decreto, obstaculizó que se difundiera la fiesta. Pero el Papa Clemente V tomó el asunto en sus manos y en el concilio general de Viena (1311), ordenó una vez más la adopción de esta fiesta. Publicó un nuevo decreto incorporando el de Urbano IV. Juan XXII, sucesor de Clemente V, instó su observancia.

Ninguno de los decretos habla de la procesión con el Santísimo como un aspecto de la celebración. Sin embargo estas procesiones fueron dotadas de indulgencias por los Papas Martín V y Eugenio IV y se hicieron bastante comunes en a partir del siglo XIV.

La fiesta fue aceptada en Cologne en 1306; en Worms la adoptaron en 1315; en Strasburg en 1316. En Inglaterra fue introducida de Bélgica entre 1320 y 1325. En los Estados Unidos y en otros países la solemnidad se celebra el domingo después del domingo de la Santísima Trinidad.

En la Iglesia griega la fiesta de Corpus Christi es conocida en los calendarios de los sirios, armenios, coptos, melquitas y los rutinios de Galicia, Calabria y Sicilia.

El Concilio de Trento declara que muy piadosa y religiosamente fue introducida en la Iglesia de Dios la costumbre, que todos los años, determinado día festivo, se celebre este excelso y venerable sacramento con singular veneración y solemnidad, y reverente y honoríficamente sea llevado en procesión por las calles y lugares públicos. En esto los cristianos atestiguan su gratitud y recuerdo por tan inefable y verdaderamente divino beneficio, por el que se hace nuevamente presente la victoria y triunfo de la muerte y resurección de Nuestro Señor Jesucristo.

Fuente: www.corazones.org

El milagro de Bolsena

En el siglo XIII, el sacerdote alemán, Pedro de Praga, se detuvo en la ciudad italiana de Bolsena, mientras realizaba una peregrinación a Roma. Era un sacerdote piadoso, pero dudaba en ese momento de la presencia real de Cristo en la Hostia consagrada. Cuando estaba celebrando la Misa junto a la tumba de Santa Cristina, al pronunciar las palabras de la Consagración, comenzó a salir sangre de la Hostia consagrada y salpicó sus manos, el altar y el corporal.

El sacerdote estaba confundido. Quiso esconder la sangre, pero no pudo. Interrumpió la Misa y fue a Orvieto, lugar donde residía el Papa Urbano IV.
El Papa escuchó al sacerdote y mandó a unos emisarios a hacer una investigación. Ante la certeza del acontecimiento, el Papa ordenó al obispo de la diócesis llevar a Orvieto la Hostia y el corporal con las gotas de sangre.

Se organizó una procesión con los arzobispos, cardenales y algunas autoridades de la Iglesia. A esta procesión, se unió el Papa y puso la Hostia en la Catedral. Actualmente, el corporal con las manchas de sangre se exhibe con reverencia en la Catedral de Orvieto.

A partir de entonces, miles de peregrinos y turistas visitan la Iglesia de Santa Cristina para conocer donde ocurrió el milagro.

En Agosto de 1964, setecientos años después de la institución de la fiesta de Corpus Christi, el Papa Paulo VI celebró Misa en el altar de la Catedral de Orvieto. Doce años después, el mismo Papa visitó Bolsena y habló en televisión para el Congreso Eucarístico Internacional. Dijo que la Eucaristía era "un maravilloso e inacabable misterio".

Tradiciones mexicanas de Corpus Christi

Esta fiesta tradicional data del año 1526. Se acostumbra rendir culto al Santísimo Sacramento en la Catedral de México. El centro de la festividad era la celebración solemne de la Misa, seguida de una imponente procesión que partía del Zócalo, en la que la Sagrada Eucaristía, portada por el arzobispo bajo palio, era escoltada por autoridades virreinales, cabildo, cofradías, ejército, clero y pueblo. Había también representaciones teatrales alusivas, música y vendimia especial.

Los campesinos traían en sus mulas algunos frutos de sus cosechas para ofrecérselas a Dios como señal de agradecimiento. Esto dio origen a una gran feria que congregaba artesanos y comerciantes de distintos rumbos del país, que traían mercancías a lomo de mula (frutos de la temporada y artesanías que transportaban en guacales).

Cuentan que un hombre, llamado Ignacio, tenía dudas acerca de su vocación sacerdotal y un jueves de Corpus le pidió a Jesucristo que le enviara una señal. Al Pasar el Santísimo Sacramento frente a Ignacio en la procesión, Ignacio pensó: "Si ahí estuviera presente Dios, hasta las mulas se arrodillarían" y, en ese mismo instante, la mula del hombre se arrodilló. Ignacio interpretó esto como señal y entregó su vida a Dios en el sacerdocio y se dedicó para siempre a transmitir a los demás las riquezas de la Eucaristía.

Así fue como surgieron las mulitas elaboradas con hojas de plátano secas con pequeños guacales de dulces de coco o de frutas, de diversos tamaños.
Ponerse una mulita en la solapa o comprar una mulita para adornar la casa, significa que, al igual que la mula de Ignacio, nos arrodillamos ante la Eucaristía, reconociendo en ella la presencia de Dios.

Esta fiesta se celebra cada año el jueves después de la Santísima Trinidad. Se lleva a cabo en la Catedral y los niños se visten de inditos para agradecer la infinita ternura de Jesús. Se venden mulitas con gran colorido.

Si deseas compartir con nosotros alguna tradición de Corpus Christi de tu país escríbenos

Diversas maneras de celebrar esta fiesta

Participar en la procesión con el Santísimo

La procesión con el Santísimo consiste en hacer un homenaje agradecido, público y multitudinario de la presencia real de Cristo en la Eucaristía. Se acostumbra sacar en procesión al Santísimo Sacramento por las calles y las plazas o dentro de la parroquia o Iglesia, para afirmar el misterio del Dios con nosotros en la Eucaristía.
Esta costumbre ayuda a que los valores fundamentales de la fe católica se acentúen con la presencia real y personal de Cristo en la Eucaristía.

La Hora Santa

Es una manera práctica y muy bella de adorar a Jesús Sacramentado. El Papa Juan Pablo II la celebra, al igual que la mayoría de las Parroquias de todo el mundo, los jueves al anochecer, para demostrar a Cristo Eucaristía amor y agradecimiento y reparar las actitudes de indiferencia y las faltas de respeto que recibe de uno mismo y de los demás hombres.

Consiste en realizar una pequeña reflexión evangélica, en presencia de Jesús Sacramentado y, al final, se rezan unas letanías especiales para demostrarle a Jesús nuestro amor.

Se puede celebrar de manera formal con el Santísimo Sacramento solemnemente expuesto en la custodia, con incienso y con cantos, o de manera informal con la Hostia dentro del Sagrario. Cualquiera de las dos maneras agrada a Jesús.
Se inicia con la exposición del Santísimo Sacramento o, en su defecto, con una oración inicial a Jesucristo estando todos arrodillados frente al Sagrario.

A continuación, se procede a la lectura de un pasaje del Evangelio y al comentario del mismo por parte de alguno de los participantes.
Luego, se reflexiona adorando a Jesús, Rey del Universo, en la Eucaristía.

Se termina con las invocaciones y las letanías correspondientes y, en el caso de que la Hora Eucarística se haya hecho delante del Santísimo solemnemente expuesto, el sacerdote da la bendición con el Santísimo; en caso contrario, se finaliza la Hora Santa con una plegaria conocida de agradecimiento.

Recordar en familia lo que es la Eucaristía

  1. ¿Qué es la Eucaristía?
    La Eucaristía es uno de los siete Sacramentos. Nos recuerda el momento en el que el pan y el vino se convierten en el Cuerpo y en la Sangre de Cristo. Éste es el alimento del alma. Así como nuestro cuerpo necesita comer para vivir, nuestra alma necesita comulgar para estar sana. Cristo dijo: "El que come mi Carne y bebe mi Sangre, tiene vida eterna y yo lo resucitaré el último día."

  2. ¿En qué nos ayuda la Eucaristía?

    Todos queremos ser buenos, ser santos y nos damos cuenta de que el camino de la santidad no es fácil, que no bastan nuestras fuerzas humanas para lograrlo. Necesitamos fuerza divina, de Jesús. Esto sólo será posible con la Eucaristía. Al comulgar, nos podemos sentir otros, ya que Cristo va a vivir en nosotros. Podremos decir, con San Pablo: "Vivo yo, pero ya no soy yo, sino Cristo quien vive en mí."

  3. ¿En qué parte de la Misa se realiza la Eucaristía?

    Después de rezar el Credo, se llevan a cabo: el ofertorio, la consagración y la comunión.
    Ofertorio: Es el momento en que el sacerdote ofrece a Dios el pan y el vino que serán convertidos en el Cuerpo y la Sangre de Cristo. Nosotros podemos ofrecer, con mucho amor, toda nuestra vida a Dios en esta parte de la Misa.
    Consagración: Es el momento de la Misa en que Dios, a través del sacerdote, convierte el pan y el vino en el Cuerpo y en la Sangre de Cristo. En este momento nos arrodillamos como señal de amor y adoración a Jesús, Dios hecho hombre, que se hace presente en la Eucaristía.
    Comunión: Es recibir a Cristo Eucaristía en nuestra alma, lo que produce ciertos efectos en nosotros:
    1. nos une a Cristo y a su Iglesia,
    2. une a los cristianos entre sí,
    3. alimenta nuestra alma,
    4. aumenta en nosotros la vida de gracia y la amistad con Dios,
    5. perdona los pecados veniales,
    6. nos fortalece para resistir la tentación y no cometer pecado mortal.
  4. ¿Qué condiciones pone la Iglesia para poder comulgar?

    La Iglesia nos pide dos condiciones para recibir la comunión:
    1. Estar en gracia, con nuestra alma limpia todo pecado mortal.
    2. Cumplir el ayuno eucarístico: no comer nada una hora antes de comulgar.
  5. ¿Cada cuánto puedo recibir la Comunión Sacramental?

    La Iglesia recomienda recibir la Comunión siempre que vayamos a Misa. Es obligación recibir la Comunión, al menos, una vez al año en el tiempo de Pascua, que son los 50 días comprendidos entre el Domingo de Resurrección y el Domingo de Pentecostés.

  6. ¿Qué hacer después de comulgar?

    Se recomienda aprovechar la oportunidad para platicarle a Dios, nuestro Señor, todo lo que queramos: lo que nos alegra, lo que nos preocupa; darle gracias por todo lo bueno que nos ha dado; decirle lo mucho que lo amamos y que queremos cumplir con su voluntad; pedirle que nos ayude a nosotros y a todos los hombres; ofrecerle cada acto que hagamos en nuestra vida.

  7. ¿Qué hacer cuando no se puede ir a comulgar?

    Se puede llevar a cabo una comunión espiritual. Esto es recibir a Jesús en tu alma, rezando la siguiente oración:

    "Creo, Jesús mío, que estás realmente presente en el Santísimo Sacramento del altar.
    Te amo sobre todas las cosas y deseo ardientemente recibirte dentro de mi alma,
    pero no pudiendo hacerlo sacramentalmente,
    ven al menos espiritualmente a mi corazón.
    Quédate conmigo y no permitas que me separe de ti.
    Amén"

martes, junio 09, 2009

El dolor comprobado del feto hace reflexionar a los científicos

 Entrevista realizada por la agencia Zenit al doctor Carlo Bellieni   - 11 mayo 2004

--¿El feto siente dolor?

--Dr. Carlo Bellieni: Ciertamente sí. No sólo siente dolor, sino que su percepción parece ser más profunda que la de un niño mayor. Lo sabemos porque faltan en la vida fetal muchas de las «estrategias» que sin embargo se encargan tras el nacimiento de no sentir el dolor. Sin embargo, ya desde la mitad de la gestación los estímulos dolorosos han abierto todas sus vías para ser percibidos.

--¿Así que el feto es ya un pequeño paciente?

--Dr. Carlo Bellieni: En efecto. Los neonatólogos modernos tienen el privilegio de atender justamente a los fetos. Los tenemos entre las manos: a veces tienen el peso de una manzana; algunos son poco mayores que una mano. Han nacido prematuramente y durante meses deberán permanecer en sofisticadas incubadoras, atendidos y controlados 24 horas al día con instrumentos de alta tecnología.

Y a ninguno de los que les atiende se le ocurre poner en duda que sean nuestros pacientes, que sean personas. A veces son tan pequeños que nuestros esfuerzos son inútiles. Mueren. Y nosotros sólo podemos, junto a los padres, bautizarlos.

Y todos demuestran una vitalidad inesperada por la edad y las dimensiones. Hoy sabemos que el feto dentro del útero materno percibe olores y sabores. Oye los sonidos. Los recuerda después del nacimiento.

Desde luego sabemos que el feto, desde las 30 semanas de gestación, es capaz de soñar. Todas estas características permiten apreciar las dimensiones humanas. Este paciente en los últimos años ha sido objeto de investigación para garantizarle la salud desde el útero materno.

--¿Puede darnos algún ejemplo de a qué se refiere cuando dice que el feto es una persona?

--Dr. Carlo Bellieni: En cuanto nace, el niño muestra de forma científicamente demostrada que reconoce la voz de su madre y la distingue de la voz de un extraño. ¿Dónde ha aprendido esa voz más que en el seno materno?

Existen también pruebas directas. Por ejemplo, registramos cómo varían los movimientos y la frecuencia cardiaca del feto si le transmitimos sonidos imprevistos a través de la pared uterina. Y vemos que primero se sobresalta, después se acostumbra, igual que hacemos nosotros como oímos algo que nos interesa.

En realidad la evidencia científica es inmensa. No se comprende cómo alguien pueda pensar que «se hace» persona en cierto punto, tal vez al salir del útero. Realmente en el nacimiento, desde el punto de vista físico, se cambia verdaderamente poco: entra aire en los pulmones, se interrumpe la llegada de sangre desde la placenta, cambia el tipo de circulación de la sangre en el corazón y poco más.

Como a menudo digo, sólo la fe ciega en artes mágicas o alguna extraña divinidad puede hacer pensar que exista un salto de calidad «humana» en un determinado momento, no ciertamente la ciencia.

--Entonces la afirmación según la cual la vida humana comienza con el nacimiento es menos científica que la que sostiene que está ligada al momento de la concepción.

--Dr. Carlo Bellieni: ¡Sin duda! Cuando se unen los patrimonios genéticos del óvulo y del espermatozoide comienza un proceso que es único e irrepetible justamente porque nadie en el mundo tiene un ADN igual al de esa pequeña célula fecundada. Tampoco sus padres. Por lo tanto es absurdo decir que el feto es propiedad de la madre (o del padre).

Hace algunos días hablaba a chicas de enseñanza superior y les decía: «Si hoy volvéis a casa y vuestro papá os dice que hagáis algo porque sois "suyas", porque sois "un derecho suyo", ¿qué pensáis? Que vuestro papá no se encuentra bien. Pues actualmente os están enseñando esto: que el hijo es un derecho de los padres, una "elección" de los padres».

--¿No es así?

--Dr. Carlo Bellieni: ¡No faltaría más! Precisamente estudiando al niño prematuro, al feto, se constata que la dignidad humana no se adquiere con la mayoría de edad, o con el nacimiento o con el peso; si no serían humanos sólo los guapos, ricos o poderosos.

El respeto hacia estos pequeños niños tan frágiles es inmediato y nos enseña que su valor (nuestro valor) no depende de cosas contingentes: depende sólo de ser, y formar parte de aquel nivel de la naturaleza que se llama humanidad.

Es fácil, para poder actuar sobre alguien, quitarle el estatus de persona; pero no debemos permitirlo.

--Pero con la fecundación artificial muchas familias parecen hallar la tranquilidad de un hijo...

--Dr. Carlo Bellieni: Podemos desear a estos padres todas las satisfacciones posibles. En cualquier caso no debemos olvidar que la fecundación «in vitro» pone en entredicho la supervivencia de muchos embriones.

Ni debemos olvidar que los riesgos no son tan pocos. La fecundación «in vitro» puede determinar problemas para la madre: salió en el 2001 un bello libro de una periodista francesa de «France 2» titulado «Un niño, pero no a toda costa», en el que se relata sus experiencias en este campo.

También acaba de salir otro libro del psiquiatra francés Benoist Bayle, «El embrión en la camilla. Psicopatología de la reproducción humana», en el que explica los riesgos psiquiátricos de estas prácticas.

Pero basta con leer la literatura científica. Es sorprendente todo lo que es ignorada. La fecundación «in vitro» conlleva el riesgo de la plurigemelaridad y de la prematuridad. Y estos son riesgos para la salud del niño que nace. También otros trabajos, publicados en el 2002, muestran que estos riesgos existen aunque sea implantado un solo embrión.

--¿Qué se podría decir en conclusión?

--Dr. Carlo Bellieni: Que existen paradojas. De hecho, en el extranjero las cosas van de otra forma. En Francia existe una «Defensora de la Infancia» elegida por el Parlamento: Claire Brisset, una famosa periodista.

Ella, precisamente en interés de los niños concebidos de esta forma, ha pedido una moratoria para la técnica de fecundación denominada «ICSI» por la que se introduce en el óvulo todo el espermatozoide con una minúscula aguja.

--¿Puede explicar a qué paradojas se refiere?

--Dr. Carlo Bellieni: En primer lugar, el hecho que todos recordamos: las prohibiciones de comer carne bovina por temor a la encefalitis espongiforme. ¿Y cuántos han sido los casos de personas culpables? Sin embargo, las autoridades sanitarias han adoptado con razón criterios de precaución.

En cuanto a estas prácticas de fecundación, sabemos cuáles son los riesgos para la salud del que es concebido y de la mujer. ¿Es justo correrlos? ¿Es justo hacérselos correr a los propios hijos? ¿O es más justa una actitud de prudencia?

Además querría que se dijera «basta» a una actitud anticientífica que considera la vida prenatal como una vida de segunda clase. Y la paradoja es que en cambio se acusa a la Iglesia de retrasar el progreso. En realidad la Iglesia tiene una actitud de tutela de la salud.

Desearía recordar que la fecundación «in vitro» fue inventada por un sacerdote: el abad Lazzaro Spallanzani, hace 300 años. Unía el semen y el óvulo de rana «in vitro» y obtenía los renacuajos. Usaba el esperma de perro para fecundar artificialmente a la perrita. Fue un precursor. Fue un científico. Sabía qué se puede hacer al animal y qué se puede hacer en cambio al hombre.

* El Dr. Carlo Bellieni trabaja en el departamento de Terapia Intensiva Neonatal del Policlínico Universitario «Le Scotte» de Siena (Italia) y lleva años investigando el dolor del feto y del neonato.

Fuente: Zenit, ZS04051201

viernes, junio 05, 2009

Sin el domingo no podemos vivir- (Emérito)

En el año 304, cuando el emperador Diocleciano prohibió a los cristianos, bajo pena de muerte, reunirse el domingo para leer las Sagradas Escrituras y celebrar la Eucaristía, 49 cristianos de Abitinia (actual Túnez) fueron sorprendidos un domingo mientras celebraban la Eucaristía a escondidas.

Después de terribles torturas para que se arrepintieran de haber desobedecido la orden imperial, el procónsul Anulino les preguntó porqué habían hecho esto. Emérito respondió a nombre de todos: "sin reunirnos el domingo para celebrar la Eucaristía no podemos vivir". Los 49 vencieron al morir por su fe y la Eucaristía dominical.

jueves, junio 04, 2009

matrimonio homosexual

Candidata a Miss USA pierde por no apoyarlo


El certamen de Las Vegas, en el que participaron mujeres de todo el país, salió al aire el domingo por la noche a través de la cadena NBC. Carrie Prejean, de 21 años de edad, quedó entre las finalistas y luego de desfilar en traje de baño y vestido de noche llegó la tradicional ronda de las preguntas. Miss California debía responder la pregunta del juez Perez Hilton, conocido activista homosexual: "Vermont se convirtió recientemente en el cuarto estado en legalizar el matrimonio entre personas del mismo sexo. ¿Cree usted que todos los estados deberían seguir su ejemplo? ¿Por qué sí o por qué no?" Prejean respondió: "Creo que es fantástico que los estadounidenses sean capaces de elegir lo uno o lo otro. Vivimos en una tierra en que se puede elegir el matrimonio entre personas del mismo sexo y el matrimonio heterosexual, pero sabes que…en mi país y en mi familia creo que un matrimonio debe ser entre un hombre y una mujer. Sin ofender a nadie, pero así es como me criaron y así es como creo que debe ser: entre un hombre y una mujer". Aunque una parte del público la abucheó, la mayoría aplaudió su respuesta. Minutos después, la corona recayó en Miss Carolina del Norte, y Prejean se conformó con el segundo lugar. Uno de los ataques más feroces contra Prejean provino del propio Perez Hilton, quien la insultó públicamente con adjetivos irreproducibles, la acusó de ignorante y aseguró que su respuesta le costó la corona. Entre otros detractores de Prejean, figura ahora Keith Lewis, uno de los directores del estado de la competencia de Miss California, quien declaró a Fox News sentirse triste por la respuesta de la joven. "Como co-director ejecutivo de Miss California USA y uno de los líderes de la familia de Miss California, me duele y entristece personalmente que Prejean considere el matrimonio como un derecho que pertenece únicamente a un hombre y una mujer", indicó y precisó que "las creencias religiosas no tienen cabida en la política del Miss California". Sin embargo, Prejean dijo a Fox News que está feliz de haber mantenido su respuesta, aún después del certamen. "Me costó la corona, pero no la habría tenido de otra forma. Dije lo que siento. Manifesté una opinión verdadera para mí y es todo lo que puedo hacer", señaló. Sobre Perez Hilton, Prejean señaló que "es un tema muy sensible, yo sabía que él es homosexual y que el público querría que yo fuera más políticamente correcta. Pero me criaron de una forma en la que uno nunca puede comprometer sus creencias y sus opiniones por cualquier cosa". "Siento que gané. Me siento como la ganadora. Realmente", indicó.

Seguidor del Catesismo de la Iglesia

Reflexion y Vida

Punto de Vista

Radio Vaticano - La voz del Papa y de la Iglesia dialogan con el mundo

Enlaces que no puedes dejar de ver