miércoles, febrero 26, 2014

El aborto: suicidio de Europa


En el Viejo Continente faltan nacimientos y el aborto es una de sus principales causas; en 2050 habrá dos jubilados por cada empleado.

Autor: Juan Francisco Jiménez Jacinto |
Fuente: http://www.forumlibertas.com/frontend/forumlibertas/noticia.php?id_noticia=28691&id_seccion=35

Los datos hechos públicos por el Banco Mundial en 2009 revelaban que la evolución de la población en Europa pone en serio riesgo la sociedad del bienestar actual -amén del sistema económico-. Asimismo, una información publicada por el diario La Gaceta el 24 de marzo de ese año confirmaba que en 2050 habrá dos jubilados por cada empleado con el actual ritmo de decrecimiento. ¿Quién sostendrá las pensiones?

Europa, Estados Unidos y los países más desarrollados de Asia, junto con China, serán los mayores damnificados ya que llegarán a perder 216 millones de trabajadores progresivamente hasta el año 2050. Sólo en la Unión Europea (UE) se perderán 66 millones de empleados. Si se continúa con la misma involución -no hay indicios que hagan pensar lo contrario- en 40 años habrá dos jubilados por cada persona activa.

España estará en el grupo de la Unión Europea de los países con mayor tasa proporcional de jubilados con un 35,6% de la población frente a un 52,9% de personas que estarán en edad de trabajar en 2050, según datos de Eurostat. Al mismo tiempo, la tasa de dependencia estará en el 89,2%, es decir, que por cada diez personas en edad de trabajar habrá nueve inactivas -por ser menores de 15 años o mayores de 65-. Además se espera un incremento del grupo de mayores de 80 años que se triplicarán pasando de un 4% en 2004 a un 11,4% en 2050 en el área de la UE.

España es el país de Europa que más crece en proporción de jubilados: del 16,9% en 2004, se pasará al 22% en 2025 y, finalmente, al 35,6% en 2050.


La inmigración no será una solución eficaz

Eurostat constata que la UE aumentará su población en más de 13 millones de habitantes desde ahora hasta el 2025 fijando la cifra total en 470 millones. Este crecimiento será gracias al saldo inmigratorio que tendrá lugar, ya que no encuentra respuesta en la población europea, que superará en número de muertes al de nacimientos a partir de 2010. De todas formas este saldo migratorio no compensará ese retroceso después de 2025 con lo que se reducirán en 20 millones los ciudadanos europeos hasta 2050, con un saldo negativo final de 7 millones de personas.

El déficit laboral en los países ricos se suplirá con el exceso de mano de obra -de hasta 500 millones de personas- en áreas como el África Subsahariana, el sur de Asia y Oriente Medio, pero se advierte que esto no frenará el progresivo envejecimiento de la población europea. Sólo uno de cada seis trabajadores en regiones con déficit podrá ser reemplazado por alguien que provenga de regiones con excedente.

Tampoco serán una solución el impulso del progreso tecnológico, la productividad laboral o el retraso de la edad de jubilación, según el Banco Mundial, ya que "estas respuestas políticas no serán suficientes para revertir el declive".

Europa sufrirá un envejecimiento brutal que generará problemas sociales de mantenimiento económico del sistema laboral y de pensiones actual.

¿Cómo hemos llegado a esta situación?

El aborto es uno de los más importantes mecanismos mediante el cual esta situación es posible, con visos de empeorar. Datos de los abortos y nacimientos acontecidos en los países de la UE en 2006 revelan que en Europa nacieron 4.906.053 bebés y se practicaron ese mismo año 1.204.516 abortos*.

En Europa el aborto representa uno de cada cuatro nacimientos e incluso en algunos países uno de cada tres. Los países que se encuentran en este segundo grupo son principalmente de la Europa del Este con Estónia (1,59 nacimientos por cada aborto), Letonia (1,88), Bulgaria (1,98), Hungría (2,16) y Suecia (2,94).

Los países que están entre 3 y 4 nacimientos por aborto los constituyen también países del Este junto con Gran Bretaña y Francia -que prácticamente se podría situar en el siguiente grupo: Lituania (3,28), Eslovenia (3,36), Gran Bretaña (3,62), Eslovaquia (3,78) y Francia (3,96).

El grupo en el que se encuentra España es el que sostiene una tasa de 4 a 5 nacimientos por aborto: Noruega (4,14), República Checa (4,17), Dinamarca (4,32), Italia (4,45) y España (4,75). Los datos de Cataluña la incluyen en este grupo con una tasa de 4,08 nacimientos por aborto.

Un grupo de países que se apartan de la media -entre 5 y 6 nacimientos por aborto-, y son: Finlandia (5,53), Países Bajos (5,61) y Alemania (5,62).

Una mención al margen merecen los países que están por encima de 6 nacimientos por aborto como son: Croacia con 8,76 nacimientos por aborto y Polonia -excepcionalmente desmarcada- con 1.103,96 nacimientos por aborto, estos dos últimos países con posturas claramente católicas, al igual que Irlanda de donde no se tienen datos ya que el aborto es una práctica prohibida.


España por encima de la media europea

Se puede observar como existen diferentes dinámicas en los diferentes países europeos a pesar de encontrarse en el mismo marco de la UE. Este hecho viene a negar las afirmaciones que en su día hizo la ministra de la cartera de Igualdad, Bibiana Aído, quien sostenía que la ampliación de la Ley del aborto dotaba a la sociedad de mecanismos para controlar más y mejor el número de prácticas ya que los países del Este que tienen leyes más permisivas que el resto de países de la UE tienen los índices más altos de prácticas abortivas.

Mientras que la media europea era del 4,06, España se situaba sustancialmente por encima con 4,75 nacimientos por aborto, con una tendencia a precipitarse que en poco tiempo nos colocaría en 3 nacimientos por aborto, siendo uno de los países más amenazados demográficamente. En cifras totales en España nacieron 482.957 bebés y se abortaron 101.592 en 2006. El año siguiente, en 2007, la cifra de abortos en España se incrementó en un 9,4% llegando a una cifra total de 112.138 abortos.

De hecho España es el único país de Occidente en el que el aborto crecía a un ritmo tan alto: un 70% los últimos 7 años y más de un 100% los últimos 11 años. Mientras que en Europa, desde el año 2000 al 2006, el número de abortos en España creció un 59,4%, en Alemania se redujo un 11%, en Italia un 1%, en Reino Unido aumentó un 9% y en Francia un 5%, según indicaba un estudio del Instituto de Política Familiar en El aborto en España 23 años después.

La tendencia de la práctica abortiva en el futuro de la UE es de decrecimiento, sin embargo España representa la excepción más espectacular con tasas de crecimiento por encima de cualquier otro país occidental.

La revolución palestina: la demografía

En una entrevista publicada por La Vanguardia en esas fechas, la abogada palestina en Gaza Zeinab el Ghunaimi consideraba que el pueblo palestino se impondrá al judío sin necesidad de ninguna guerra sino sencillamente porque tienen más hijos.

A pesar de que los israelíes tienen más tasa de reposición, la abogada afirma que "nuestra bomba atómica son nuestros hijos" y constata que "por cada palestino muerto por las bombas israelíes, ellas [las mujeres palestinas] tendrán dos hijos", ya que "tras los bombardeos de Gaza, miles de mujeres palestinas cumplen un deber que consideran patriótico: quedarse embarazadas".

Gran conocedora del índice de natalidad palestino e israelí, Zeinab afirmaba que su tasa de maternidad "es del 5,6, casi seis hijos por madre palestina, pero yo, que trabajo sobre el terreno en Gaza con cientos de mujeres palestinas, sé que ese porcentaje está aumentando tras la invasión israelí".

A pesar de que admitía que Israel tiene una natalidad alta para tratarse de un país industrializado, recuerda que los israelíes tan sólo "tienen un promedio de 2,7 hijos por familia".




sábado, febrero 22, 2014

Crisis matrimonial de los 40 años



Es lo que algunos llaman, la crisis matrimonial del medio término.
Autor: Francisco | Fuente: Mi cumbre

Suele ser una crisis de personalidad, que se produce entre los 35 y los 45 años y que coincide, algunas veces, con la mitad de la expectativa de vida para las personas, en la cual se produce una evaluación de la vida, en base a la comparación entre las metas fijadas y los logros obtenidos.

También se le llama crisis de madurez, ya que de ella puede salirse, con una frustración o con un fuerte equilibrio, y un gran sentido del deber de la pareja, pues a partir de ese momento de análisis mutuo, pueden alcanzar una vida plena, fructífera, equilibrada, con un amplio y mayor sentido del deber, aunque los cambios y las actitudes hayan sido profundos, súbitos y violentos. La diferencia está en convertir esta etapa de crisis y frustración, en una etapa de esplendor futuro.

A las personas solteras, por voluntad propia o por otras circunstancias, también les puede llegar la crisis de los 40. Muchos de los síntomas, son los mismos que para las personas casadas. Si se ha dedicado intensamente los últimos años al trabajo, deben procurar cambiar su actitud, intentar relajarse, descansar con más frecuencia, viajar si no lo han hecho anteriormente y no rechazar la oportunidad de establecer, una relación amorosa que les motive y les haga vivir plenamente su madurez, porque tienen que pensar que la edad de los 40, es una buena época para renacer.

Las crisis pueden ocurrir por motivos personales, familiares, sociales, religiosos, políticos, económicos, militares, etc. Son las emergencias o las épocas de dificultades. Pero nos vamos a centrar en la crisis matrimonial de los 40.

No tienen que olvidar que, cuando decidieron unirse en matrimonio, tenían tres principales objetivos: Hacer muy feliz a su pareja, vivir juntos hasta que la muerte les separase, en las alegrías y en las penas, en la salud y en la enfermedad y formar una familia con sus hijos.

En un verdadero matrimonio, ambos tienen que aprender a desarrollar su vida conyugal, en todas sus manifestaciones, descubrimientos y vivencias físicas, afectivas, sexuales, intelectuales, sociales, económicas, culturales y espirituales. Este aprendizaje, les supone un esfuerzo para tratar de armonizarse y conjugar, lo que son cada uno y lo que aportan al matrimonio. Tienen que salir de estar con uno mismo, para compartir la vida con otra persona; se trata de establecer el marco, en el que se va a desarrollar la vida en común, para buscar la identidad del nosotros, haciendo desparecer el yo de cada uno. Se tienen que dar cuenta, que a esa edad y aunque aparezca una crisis matrimonial, también es el momento de demostrarse, que la promesa que se hicieron el día de su boda, era auténtica.


12 Síntomas de la crisis matrimonial de los 40 años


Estadísticamente en esa edad de los 35 a los 45 años, es en la que las separaciones y divorcios son más frecuentes. Es el paso del ecuador como en los estudios.

1.Se empieza a enfriar, el primer e intenso amor que les llevo al matrimonio, se resquebraja la unión familiar indispensable, para sacar adelante a los hijos y aparece la sensación, de que ya se ha cumplido con las metas matrimoniales.

2.Entonces comienzan a registrarse, las primeras e importantes limitaciones físicas, cambios emocionales y de conducta. Se entra en la frontera de la madurez, que algunos perciben como el principio de un tobogán, que se precipita hacia la vejez.

3.Es la época donde algunas parejas, se sienten atraídas por lo que existe fuera de su vida conyugal y familiar. Les entran las ganas de experimentar algo diferente, a lo que llevan haciendo desde que se casaron, salir de la rutina cotidiana. No deben engañarse, creyendo que todavía tienen atractivo, para ensayar nuevas conquistas amorosas.

4.Es una etapa donde, al hacer un balance económico, social y profesional, algunas parejas se dan cuenta que no han llegado, y muchas veces ni aproximado, a los objetivos que tuvieron cuando se casaron. No han logrado cumplir o plasmar, en la realidad de su matrimonio los sueños, pero los sueños, sueños son y otra cosa es la cruda realidad, de los ideales que tenían cuando se casaron.

5.Esa frustración y sentido de impotencia, por solucionar el problema, suele ser otro de los motivos de las crisis, en lugar de convertirse en un aliciente, para empezar una nueva vida. Ahora se dan cuenta, que han desperdiciado unos estupendos años de la vida, cuando el intelecto y el cuerpo, estaba en los mejores momentos de su máxima potencialidad. Hay desilusión por lo proyectos juveniles, que se han postergado. Pueden aparecer momentos de depresión y de ansiedad, debido a que existe una lucha muy dura, entre lo que se quiere hacer, lo que se debe hacer y lo que se puede hacer.

6.También aparecen los cambios físicos, que suelen ser deterioros corporales, los cuales dependerán en gran medida del estado de salud, de la alimentación y del ejercicio físico, que se haya realizado años antes. Existe una mayor tendencia a engordar, van apareciendo las primeras arrugas y el cabello se cae o se vuelve más canoso.

7.Aparece la preocupación por las enfermedades, comienzan los chequeos médicos y en algunas personas, se empieza una actitud hipocondríaca.

8.El concepto de belleza externa cambia, se aumenta la belleza interna, la armonía personal y la tranquilidad de espíritu, lo que origina que aparezca esa otra belleza, propia de la madurez, que nada tiene que ver con la ingenuidad, ni con la frescura corporal de los años jóvenes.

9.Comienza a sentirse el cansancio, motivado por todas las responsabilidades que se tiene, que cada vez pesan más, si no se han aceptado con madurez, responsabilidad y conocimiento.
10.Comienza a mantener una postura apática, ante el sexo con su pareja, ya que en el fondo, tiene miedo a la vejez y las consecuencias sexuales que ello conlleva, lo que pueden originar estados depresivos o de angustia, porque ya no se sienten jóvenes, ni atractivos sexual o físicamente como antes.

11.Aparecen sentimientos de desesperanza, ya que por un lado, los hijos comienzan a ser independientes y se alejan poco a poco, y por el otro lado, se tienen que enfrentar a la rutina matrimonial.

12.En el entorno laboral, aparece alguien a quien le dedican más tiempo y atención que el debido. Empiezan los coqueteos con otras personas, y las comparaciones con la pareja. Incluso cuando sin ninguna razón profesional, se pasa demasiado tiempo en el trabajo, o fuera del trabajo con los compañeros, justificando así la llegada a la casa a última hora, cuando los niños ya están durmiendo y todas las cosas familiares están ya resueltas.

10 Causas que originan la crisis matrimonial de los 40 años



1.El dar por terminados los objetivos que ambos tenían en común, cuando todavía les queda tanto por hacer conjuntamente.

2.Perder el norte, que les servia para educarse y fomentar las convicciones, las virtudes y valores humanos, que les daban seguridad a la hora de actuar. Desgraciadamente, los han sustituido por actitudes materialistas, que les llevan a ver la vida bajo otros enfoques.

3.Considerar que sus tareas familiares, conllevan un exceso de responsabilidades, imposibles de sobrellevar y que el matrimonio, empieza a volverse una carga difícil de llevar.

4.Los cambios físicos, biológicos, psicológicos, religiosos, económicos y sociales que se producen, al llegar a esa edad, hacen creer a algunos que han disminuido o desaparecido, las cosas importantes que tenía en común la pareja. Aparecen malestares pasajeros o francas depresiones, con situaciones de crisis transitoria, cuya duración permite la elaboración de otros cambios más fuertes, que hacen para pasar a la siguiente etapa. En general estos cambios pueden tener un valor positivo, si la pareja consigue, que les sirvan para un mutuo conocimiento, maduración y crecimiento, como personas y como matrimonio.

5.No estar preparados para sobrellevar, el llamado síndrome del "nido vacío", que es cuando los hijos dejan la casa paterna, para irse a vivir a otro lado, por motivos de estudio, trabajo, amigos o matrimonio. En cuanto los hijos, ya han crecido lo suficiente, como para ser más independientes y tienden a alejarse del hogar familiar, origina que los padres se sientan solos. Pues si en los primeros años del matrimonio, existía la ilusión de la juventud y la esperanza de criar a los hijos, con el paso de los años y tras haber luchado, por ellos y por la vida, el hueco dejado por los hijos, puede separar a la pareja. El rol en el matrimonio, muchas veces ha perdido su carácter excitante, por la frenética actividad y las múltiples preocupaciones que conlleva, una vida familiar en armonía y felicidad.

6.Que uno de los miembros de la pareja luche, para seguir adelante con los planes que hicieron, para cumplir los objetivos de vida en común y que la otra persona, se acomode a quedarse atrás. Es el caso frecuente, cuando uno de ellos continúa estudiando, mientras trabaja en casa o en el exterior, y la otra persona no sigue formándose.

7.Cuando aparecen los aspectos psicológicos de desilusión, cansancio y desengaño, y se reflejan en la crisis. Desilusión con uno mismo, porque los proyectos juveniles, no se han realizado. Cansancio al ver que las responsabilidades aceptadas de familia, hijos, trabajo, obligaciones sociales, etc. piden un esfuerzo continuado y se hacen cada vez más pesadas, pues exigen mucha atención y muy constante, lo que origina múltiples sacrificios. Desengaño cuando se percibe que la pareja, no quiere seguir luchando por conseguir los objetivos que se propusieron.

8.Los esposos, como cuando eran jóvenes, algunas veces buscan nuevas experiencias, muy atrevidas o de alto riego matrimonial, a fin de evitar la sensación de tiempo perdido o de aburrimiento. Coquetean con personas, incluso más jóvenes, sin tener en cuenta, el grave riesgo de que pueda haber infidelidades matrimoniales.

9.La práctica de deportes de alto riesgo, exagerado cambio de imagen, grandes inversiones económicas, que normalmente no haría, simplemente por llamar la atención, como el comprar coches deportivos, descapotables y de colores chillones.

10.Un cambio profundo en la vida económica, física o social de la pareja, una situación social inestable o peligrosa. La modificación del carácter, motivado por la excesiva preocupación por la salud, la aparición de enfermedades imaginarias, una cierta pérdida de interés por el trabajo profesional, etc. Cualquier otra situación externa, que llegue sin tiempo para prevenirla, por ejemplo: Premio de lotería, accidente con graves consecuencias futuras, problemas de salud, de inmigración, de cárcel, de servicio militar, de inundaciones, etc.17 Soluciones para la crisis matrimonial de los 40 años

1.A toda costa, rechazar como alternativa a la situación, la irreversible decisión del divorcio, pues no soluciona ninguna crisis, aunque sea lo que apetezca y lo que recomiendan muchos, de los ya divorciados. Lo importante es que los matrimonios, pongan todas las energías posibles, en crear un proyecto de unidad, religiosa, familiar y social, sobre todo, sabiendo que en ese momento de la vida, es una de las situaciones mas difícil de solucionar.

2.Administrar bien las actividades, para poderse dar cuenta, que ahora tienen más tiempo para pensar y hacer, todas las cosas que quisieron realizar en otras épocas, pero que la tarea diaria se lo impedía. Tomar esta etapa, como una oportunidad, para replantear su relación de pareja y con toda su familia en general. Pensar que este tiempo, es el ideal para ampliar los conocimientos en el área interesada o de retomar algún curso académico o profesional.

3.Alimentarse sanamente y mantener su peso ideal, eso alejará el fantasma de la obesidad, la hipertensión arterial, los altos índices de colesterol en sangre y la diabetes. Vigilar la salud de los huesos, para prevenir la aparición de osteoporosis. Visitar al médico al menos una vez al año o cada seis meses, si ha tenido con anterioridad problemas de salud. Si atraviesan por un periodo depresivo, deben consultarlo con un sacerdote, pastor, psicólogo, psiquiatra o persona con grandes conocimientos humanos, experiencia en temas matrimoniales y dotes pedagógicos para explicarlos. Nunca consuma fármacos, sin la receta de un profesional.

4.Analizar en profundidad, serenidad, inteligencia y objetividad las cosas que por diversos motivos, ya no podrán hacer, como pareja o individualmente, sin quererlas hacer a toda costa, incluso a costa del matrimonio. Poner mucho énfasis, en programar las cosas que querían hacer y que por divisas razones, no las han hecho, pero que todavía las pueden hacer.

5.Aplicar el sentido común, ya que la crisis de madurez en la pareja, puede superarse, con una buena dosis de entrega y lealtad, que es la total fidelidad, al otro cónyuge y a los hijos. Tratar de erradicar el egoísmo, para conseguir los máximos niveles de humildad, que les permitan perdonar los errores cometidos, si es el caso, y resolver las diferencias que existan, aceptando las propias limitaciones de la edad y de las circunstancias, así como el papel concreto, que cada uno tiene en la familia y en la sociedad.

6.Comprobar que tanto, para el marido como para la mujer, como para ambos como matrimonio, existen en cada comunidad, muchas alternativas en el campo médico, dietético y estético, con posibilidades que ofrecen fórmulas para conservar ágil, no solo el cuerpo, sino también la mente y el espíritu. Desde los deportes específicos, las dietas sanas y cientos de cursos y libros, que tratan sobre la armonía y el desarrollo, de las potencialidades espirituales, para intentar dominar las inquietudes de la mente, de la mejor manera posible y olvidar, que el paso de los años, ha de significar angustia y temor.

7.Dialogar muy frecuentemente y con plena sinceridad, para llegar a acuerdos que les permitan conseguir disfrutar más de la vida, saliendo más a menudo, invirtiendo el tiempo libre en actividades enriquecedoras y cultivando nuevas amistades. Cambiando de estilo de vida, sin hacerse daño el uno al otro. Es posible realizar cambios, pero sin perder nada de lo que tanto les ha costado conseguir, hasta ahora.

8.Diseñar un programa de convivencia, para cuando la crisis sea motivada, por lo que llaman el síndrome del nido vacío. El "volver a estar solos", como lo estuvieron cuando empezaron su vida matrimonial.

9.Entender que las cosas grandes se consiguen teniendo mucho carácter y atendiendo bien lo ordinario, lo cotidiano, asumiendo las obligaciones propias de la familia que han formado, el amor que la une, la profesión elegida y las circunstancias externas, incluso las que no pueden controlar. Poniendo un gran énfasis en la seriedad de la fidelidad familiar.

10.Evitar la realización de errores irreversibles, como el abandono del hogar, salidas con personas más jóvenes, con las que normalmente no tienen cosas en común, fomentar las infidelidades con compañeros de trabajo, abandonarse en el alcohol, las drogas, los juegos de azar, en los amigos que lleven una vida disoluta o que, por su situación de divorcio, tratan de buscar convencer a los demás, de que hagan lo mismo. Huya de las grandes inversiones en coches de lujo, para aparentar y llamar la atención, llevar ropas estrafalarias, etc. Las parejas con personalidades inseguras, son las que más realizan esos errores. El riesgo está en perder lo que tienen ahora, para poder conseguir un estímulo que será pasajero, igual que la famosa crisis.

11.Evitar superar la crisis, buscando salidas escapistas al probar nuevos enfoques profesionales, para conseguir el éxito que no han obtenido anteriormente. Se hacen intentos, tomando excesivos riesgos, para ganar mucho dinero y así conseguir una situación de hegemonía, elevado prestigio y su reconocimiento público. En algunos casos se vuelcan en la política o se complican la vida con otra persona, distinta de su pareja, para halagar su propia vanidad. Y en sus relaciones sociales, se dejan arrastrar por lo novedoso, dejándose absorber por el gimnasio, por el golf o por otros deportes, que le saquen de sus obligaciones familiares. Se auto engañan y eso les lleva a decidirse, por un camino claramente equivocado.

12.Explicar a los hijos, a cada uno en los términos correspondientes a su edad y situación, los síntomas, las consecuencias y las soluciones relacionadas con este tipo de crisis matrimonial, pues los hijos cuando van llegando a su madurez, se preguntan en esas situaciones por lo que ven o sienten, de lo que les esta pasando a sus padres. No entienden muy bien lo que pasa, pero notan que algo no funciona como antes.

13.Huir de la inercia de mirar para atrás, pensando si han perdido el tiempo, a causa de las tareas domésticas y de otras obligaciones, dejando de vivir imaginativas experiencias. No obsesionarse en analizar, lo que no se tiene y echarlo de menos, continuamente. Una rutina excesiva, que carezca de estímulos gratificantes de ocio y tiempo libre, junto a excesivas responsabilidades, atraen situaciones muy difíciles, pero no imposibles de solucionar. Es fácil pasar por momentos de depresión y de ansiedad, puesto que la lucha, entre lo que apetece hacer, y lo que se debe hacer, es muy dura. Aunque en muchas ocasiones, ambas cosas son compatibles, aun teniendo en cuenta, las obligaciones impuestas o voluntarias.

14.Plantear la conquista del cuerpo y del espíritu, pues si no se ha hecho antes, ese es el momento de hacerlo, ante la necesidad de sentirse como cuando eran jóvenes. Pero sin practicar excesivos ejercicios, de modificación de la figura corporal, o se someterse a cirugías o tratamientos innecesarios, que suelen ser por pura vanidad. Es suficiente realizar ejercicios sencillos, para que los músculos y la mente, se mantengan en buen estado, que la circulación sanguínea se optimice y que el corazón no sufra sobresaltos.

15.Practicar como pareja el voluntariado, en organizaciones religiosas, sociales o políticas. Hay mucho que hacer y cada vez, es más necesaria la incorporación de parejas en estas actividades, para que aporten el equilibrio de opinión, madurez y experiencia, que todos los matrimonios debieran tener. Este trabajo en equipo, hará que al tener cosas importantes en común, no llegue el enfriamiento, ni el distanciamiento en las actividades cotidianas. Es una gran posibilidad de unificación de ideas, objetivos y sentimientos.

16.Reconocer que para solucionar definitivamente, la crisis matrimonial de los cuarenta, hace falta mucho valor, conocimientos, humildad y amor por la familia, para tomar las decisiones adecuadas. No basta con engañarse, poniendo pequeños remedios inconsistentes y después, hacerse creer uno mismo, que ya parece que se ve una luz al final del túnel. Desgraciadamente esa luz al final del túnel, puede ser la de un tren, llamado divorcio, que viaja contra nuestra dirección.

17.Tratar de esclarecer los conflictos pequeños, que muchas veces por su frecuencia, son la causa del enfriamiento del amor matrimonial, incluyendo los conflictos grandes, que están abocados, antes o después, a terminar en ruptura.


15 Sentencias sobre la crisis matrimonial de los 40 años

1.Antes del matrimonio hay que tener los ojos bien abiertos, después suele ser ya muy tarde.

2.Casarse sin conocerse es jugarse la felicidad a cara y cruz.

3.El amor del noviazgo abre el paréntesis, el matrimonio lo cierra.

4.El matrimonio es al amor lo que el aire al fuego; cuando no lo enciende, lo apaga.

5.El matrimonio es una barca que lleva a dos personas por un mar tormentoso; si uno de los dos hace algún movimiento brusco, la barca se hunde.

6.El matrimonio es una ciencia que nadie estudia, se aprende haciendo camino.

7.Envejecer juntos es la máxima felicidad del matrimonio, cosa que los jóvenes suelen ignorar

8.Es difícil encontrara a la persona adecuada para el matrimonio. El primer paso es, ser nosotros la persona adecuada.

9.Hay que decir a la pareja, al menos una vez al día, lo sensacional que es y lo que le amas.

10.Hay que elegir a la pareja con mucho cuidado. De esta decisión dependerá el 90% de la felicidad o la tristeza; pero después de elegir cuidadosamente, empieza el verdadero trabajo.

11.La oración, el amor, la educación y el respeto son los secretos para tener éxito en el matrimonio.

12.Los matrimonios felices y duraderos, los grandes amigos y la buena salud, se obtienen a través del esfuerzo.

13.Si el amor ha sido una comedia al casarse, forzosamente terminará en drama.

14.Si se ama a la pareja, no se le puede engañar.

15.Un buen matrimonio divide las penas y multiplica las alegrías.

jueves, febrero 20, 2014

los que se confiesan "sólo con Dios"

Foto ACI Prensa
Foto ACI Prensa
VATICANO, 19 Feb. 14 / 10:05 am (ACI/EWTN Noticias).- En su catequesis de esta mañana en la Plaza de San Pedro ante miles de fieles presentes, el Papa Francisco explicó la importancia y la necesidad de confesarse; y respondió a los que creen erradamente que basta confesarse “solamente con Dios” sin acudir a un sacerdote.
El Santo Padre comentó en su alocución que “alguno puede decir: ‘Yo me confieso solamente con Dios’. Sí, tú puedes decir a Dios: ‘Perdóname’, y decirle tus pecados. Pero nuestros pecados son también contra nuestros hermanos, contra la Iglesia y por ello es necesario pedir perdón a la Iglesia y a los hermanos, en la persona del sacerdote”.
“‘Pero, padre, ¡me da vergüenza!’. También la vergüenza es buena, es ‘salud’ tener un poco de vergüenza. Porque cuando una persona no tiene vergüenza, en mi país decimos que es un ‘senza vergogna’ un ‘sinvergüenza’. La vergüenza también nos hace bien, nos hace más humildes. Y el sacerdote recibe con amor y con ternura esta confesión, y en nombre de Dios, perdona”.
El Papa resaltó luego que “desde el punto de vista humano, para desahogarse, es bueno hablar con el hermano y decirle al sacerdote estas cosas, que pesan tanto en mi corazón: uno siente que se desahoga ante Dios, con la Iglesia y con el hermano. Por eso, no tengan miedo de la Confesión. Uno, cuando está en la fila para confesarse siente todas estas cosas –también la vergüenza– pero luego, cuando termina la confesión sale libre, grande, bello, perdonado, blanco, feliz. Y esto es lo hermoso de la Confesión”.
“Cuando yo voy a confesarme, es para sanarme: sanarme el alma, sanarme el corazón por algo que hice no está bien. El ícono bíblico que los representa mejor, en su profundo vínculo, es el episodio del perdón y de la curación del paralítico, donde el Señor Jesús se revela al mismo tiempo médico de las almas y de los cuerpos”.
El Pontífice explicó luego que el sacramento de la Confesión, Reconciliación o Penitencia tiene su origen en la Pascua del Señor cuando Jesús sopla sobre los discípulos y dice “los pecados serán perdonados a los que ustedes se los perdonen”. “Este pasaje nos revela la dinámica más profunda que está contenida en este Sacramento. Sobre todo, el hecho que el perdón de nuestros pecados no es algo que podemos darnos nosotros mismos: yo no puedo decir: ‘Yo me perdono los pecados’; el perdón se pide, se pide a otro, y en la Confesión pedimos perdón a Jesús”.
“El perdón no es fruto de nuestros esfuerzos, sino es un regalo, es don del Espíritu Santo, que nos colma de la abundancia de la misericordia y la gracia que brota incesantemente del corazón abierto del Cristo crucificado y resucitado”.
En segundo lugar, prosiguió el Papa, “nos recuerda que sólo si nos dejamos reconciliar en el Señor Jesús con el Padre y con los hermanos podemos estar verdaderamente en paz. Y ésto lo hemos sentido todos, en el corazón, cuando vamos a confesarnos, con un peso en el alma, un poco de tristeza. Y cuando sentimos el perdón de Jesús, ¡estamos en paz! Con aquella paz del alma tan bella, que sólo Jesús puede dar, ¡sólo Él!”
“Es necesario confesar humildemente y confiadamente los propios pecados al ministro de la Iglesia. En la celebración de este Sacramento, el sacerdote no representa solamente a Dios, sino a toda la comunidad, que se reconoce en la fragilidad de cada uno de sus miembros, que escucha conmovida su arrepentimiento, que se reconcilia con Él, que lo alienta y lo acompaña en el camino de conversión y de maduración humana y cristiana”.
El Santo Padre hizo luego una pregunta para ser respondida en el corazón: “¿cuándo ha sido la última vez que te has confesado? Cada uno piense. ¿Dos días, dos semanas, dos años, veinte años, cuarenta años? Cada uno haga la cuenta, y cada uno se diga a sí mismo: ¿cuándo ha sido la última vez que yo me he confesado? Y si ha pasado mucho tiempo, ¡no pierdas ni un día más! Ve hacia delante, que el sacerdote será bueno. Está Jesús, allí, ¿eh? Y Jesús es más bueno que los curas, y Jesús te recibe. Te recibe con tanto amor. Sé valiente, y adelante con la Confesión”.
“Queridos amigos, celebrar el Sacramento de la Reconciliación significa estar envueltos en un abrazo afectuoso: es el abrazo de la infinita misericordia del Padre. Recordemos aquella bella, bella Parábola del hijo que se fue de casa con el dinero de su herencia, despilfarró todo el dinero y luego, cuando ya no tenía nada, decidió regresar a casa, pero no como hijo, sino como siervo”.
El Papa Francisco dijo finalmente que el hijo efectivamente sentía culpa y vergüenza, “y la sorpresa fue que cuando comenzó a hablar y a pedir perdón, el Padre no lo dejó hablar: ¡lo abrazó, lo besó e hizo una fiesta! Y yo les digo, ¿eh? ¡Cada vez que nos confesamos, Dios nos abraza, Dios hace fiesta! Vayamos adelante por este camino. Que el Señor los bendiga”.


domingo, febrero 16, 2014

Se puede crecer espiritualmente siendo inmaduro emocional?

 Estos son 10 síntomas que lo explican

¿Cómo es posible que cristianos de buena fe, comprometidos con la Iglesia, incluso con responsabilidad dentro de algún movimiento o parroquia, sientan que su vida se derrumba de pronto como un castillo de arena?
Autor: Álex Navajas | Fuente: Religión en Libertad/emotionallyhealthy.org

¿Cómo es posible que cristianos de buena fe, comprometidos con la Iglesia, incluso con responsabilidad dentro de algún movimiento o parroquia, sientan que su vida se derrumba de pronto como un castillo de arena? Eso fue lo que le pasó a Peter Scazzero.

Dirigía una congregación en Queens, Nueva York; estaba felizmente casado con Gery y tenían cuatro preciosas hijas. Todo parecía ir sobre ruedas. "Sin embargo, bajo la apariencia de "ser un buen cristiano", yacían enterradas numerosas capas de mi vida emocional que no habían sido tocadas por el poder transformador de Dios", explica Scazzero en su libro "Emotionally healthy spirituality" ("Espiritualidad emocionalmente sana", editorial Thomas Nelson).

Todo se derrumba

"Llevaba tantos años dedicado en cuerpo y alma a construir el Reino de Dios que no había dedicado tiempo a escarbar en mi subconsciente", añade. De pronto, su matrimonio pareció que se iba al traste; una de sus hijas estuvo a punto de morir ahogada, y él mismo sintió que el trabajo en su iglesia, a la que había empeñado tanto tiempo y esfuerzo, se convertía en una carga inaguantable.

Una familia emocionalmente inmadura

"Muy, muy poca gente sale de su familia de origen emocionalmente de una pieza o madura", argumenta. En el caso del propio Scazzero, sus padres fueron hijos de la inmigración italiana. Su madre convivió siempre con una profunda depresión, y no encontró en su marido, un hombre emocionalmente ausente, el sustento que necesitaba. "Su matrimonio, al igual que su infancia, estuvo marcada por la tristeza y la soledad", señala. Esto, claro, no era lo que se apreciaba desde afuera: "Parecíamos una familia normal", añade.

Entregado a Dios, pero...

El joven Peter, tras abandonar la fe con 13 años, la reencontró en la universidad, y decidió consagrar su vida a Dios como pastor evangélico. "Durante los siguientes 17 años fui un devoto seguidor de Cristo, pero el terreno emocional y muchas áreas de mi humanidad seguían sin tocarse", agrega. No es de extrañar: "Es un tema del que no se suele hablar en la Iglesia", observa.

Consciente de ser emocionalmente inmaduro

Y llegó el momento en el que todo esto se vino abajo. "Hubo tres cosas que me arrastraron, a base de patadas y gritos, para que me diera cuenta de que yo era emocionalmente inmaduro. Primero, que no estaba experimentando la alegría que Cristo promete a los que llevan su yugo. En segundo lugar, me sentía enfadado, agrio y deprimido. Y por último, mi esposa Geri se sentía sola, cansada de funcionar como una madre soltera con cuatro hijas", reconoce Scazzero. Fue el punto de inflexión que, a base de un camino doloroso de penurias, le hizo ver al pastor que "es imposible ser espiritualmente maduro mientras se es emocionalmente inmaduro".

Inmadurez espiritual

¿Cómo se puede saber si uno está pasando por esta fase de inmadurez espiritual? Para Scazzero, estos son los diez síntomas que revelan una espiritualidad emocionalmente insana:

1. Usar a Dios para huir de Dios

"Hay pocos peligros espirituales más difíciles de identificar que éste", comienza diciendo el pastor de New Life Fellowship Church de Nueva York. "Por fuera, todo parece estar sano y funcionando correctamente, pero no es así. En mi caso, yo estaba totalmente involucrado en "actividades de Dios", pero no en Dios mismo", señala Scazzero. Y hay "síntomas" que delatan este primer escollo espiritual:

- Cuando hago el trabajo de Dios para satisfacerme a mí, y no a Él,

- Cuando hago cosas en su nombre que, en realidad, Él nunca me ha pedido que haga,

- Cuando mis oraciones van más encaminadas a que Dios cumpla mi voluntad, en vez de rendirme yo a la suya,

- Cuando muestro "comportamientos cristianos" para que los demás hablen bien de mí,

- Cuando empleo la verdad para juzgar y devaluar a otros,

- Cuando exagero mis logros en las cosas de Dios para "competir" con otros,

- Cuando afirmo "El Señor me pide que haga esto" en lugar de "Creo que el Señor me pide que haga esto".

2. Ignorar los sentimientos que uno siente de enfado, tristeza o miedo, por considerarlos "poco cristianos".

"Muchos cristianos creen con todo el corazón que los sentimientos de enfado, tristeza y miedo son pecados a evitar, como si indicaran que algo falla en su vida espiritual", observa. El propio Scazzero creció con esta convicción y trató de "sepultar" estas emociones que, creía, le apartaban de Dios.

"Hay muchos cristianos que consideran que no tienen permiso para decir que han tenido un mal día, que se sienten tristes o, sencillamente, cansados", agrega. Esto lleva, según Scazzero, a "la represión del aspecto emocional de nuestra humanidad", lo que deriva, parafraseando al monje trapense Thomas Merton, en "matar nuestra humanidad, en lugar de liberarla bajo la influencia de la gracia".

3. Abstenerse de las cosas de las que no hay que abstenerse.

El pastor evangélico rescata a san Ireneo de Lyon para señalar que "la gloria de Dios es un ser humano plenamente vivo".

"Es cierto que el Evangelio nos insta a morir a nosotros mismos, pero esto nos puede llevar a una teología equivocada, que es la que afirma que cuanto más miserable seas, cuanto más sufras en esta vida, más te ama Dios", subraya Scazzero. "¡No estamos llamados a morir a las partes "buenas" que tenemos!", añade, porque "Dios no quiere que muramos a los sanos deseos y placeres de la vida, como la amistad, el gozo, el arte, la música, la belleza, el descanso, la risa y la naturaleza".

"El Señor busca nuestro yo más profundo y auténtico, el que Él ha creado, para que florezca libremente a medida que le seguimos", recalca.

4. Negar el impacto que los hechos que nos ocurrieron en el pasado tienen en nuestra vida presente.

Cuando descubrimos a Cristo, nacemos de nuevo (Jn, 3, 3). "Pero esto no significa -señala el pastor- que nuestra vida pasada ya no vaya a influir en nosotros. Yo mismo caí en ese error al convertirme, pensando que mi vida vieja había desaparecido. Pensaba que ya estaba liberado". Sin embargo, las viejas heridas y fantasmas seguían ahí, y estuvieron a punto de arruinar su vida.

5. Dividir nuestras vidas en "mi vida normal" y "mi vida con Dios".

Scazzero pone un ejemplo: "Frank va a la iglesia y canta canciones sobre el amor de Dios. De camino a su casa, está a punto de colisionar con otro conductor y le increpa con toda sarta de barbaridades y deseando que se mate".

"Es muy fácil "compartimentalizar" a Dios y relegarle a las "actividades cristianas", pero sin llevarle a nuestro matrimonio, a la educación de nuestros hijos, al trabajo, etc.", lamenta.

6. Hacer cosas por Dios, en vez de estar con Dios.

"Ser productivos y eficaces son prioridades en nuestra cultura occidental, mientras que orar y gozar de la presencia de Dios sin otro motivo más que por estar con Él es un lujo que algunos creen que tenemos que reservar para el cielo", observa. Y hay varios matices en torno a este punto:

- Dios "no se mueve" salvo que reces,

- Eres el responsable de "repartir" a Cristo a tu alrededor en todo momento o la gente se condenará,

- Todo se vendrá abajo si tú no perseveras ,

"¿Es todo esto incorrecto?", se pregunta Scazzero. "No, pero el trabajo por Dios que no está alimentado por una vida con Dios, eventualmente se contaminará con ideas equivocadas sobre la eficacia apostólica y el éxito", subraya.

7. Cultivar una espiritualidad que huye de todo conflicto.

Se trata de otra idea muy interesante. "Son pocos los cristianos que saben resolver los conflictos de una manera madura y sana. La mayoría los sepultan y siguen adelante, como si fuese una especie de residuo radioactivo. Pero el conflicto sigue ahí", observa.

"Jesucristo nos muestra que el cristiano maduro y sano no rehúye del conflicto. ¡Su propia vida estuvo llena de ellos!", añade.

8. Mostrarnos siempre como cristianos de una pieza, sin una sola duda, sin una sola grieta.

"Existe una presión entre los cristianos por tratar de mostrarnos ante los otros como gente entera, de una pieza. Pero todos estamos heridos y rotos. No hay excepciones. Moisés era un asesino. La mujer de Oseas era una prostituta. Noé se emborrachó. Todos ellos mostraron sus debilidades y, a la vez, su dependencia de Dios y de sus hermanos", agrega.

9. Creyendo que cuidarse a uno mismo "es pecado", sin preocuparnos lo más mínimo por nosotros.

"Me enseñaron desde pequeño que el cristiano es aquel que continuamente se da a los demás. Se suponía que, en ningún caso, podía decir que no, porque sería desperdiciar una oportunidad y mostrarme egoísta", enuncia Scazzero. Por eso, según el autor, "hay tantos cristianos culpabilizados porque creen que no hacen lo suficiente por los demás, y no lo hacen desde ellos".

"¿Por qué no destinamos tiempo a cuidarnos, a expandirnos?, se cuestiona. "Por eso hay tantos cristianos, igual que nuestra cultura contemporánea, agotados, sobrepasados y deprimidos", sentencia.


10. Juzgando y comparando el itinerario espiritual de las otras personas.

Los cristianos corremos el riesgo de vernos como "nosotros contra ellos". Somos los escogidos, los que llevamos el camino correcto, los que acaparamos más virtudes. Y eso nos lleva con facilidad a juzgar a los demás por el tipo de música que escuchan, lo largo que llevan el pelo, por cómo visten y demás. "No es ésta la corrección fraterna que nos pide Cristo en el Evangelio", observa Scazzero.

Desde el momento de su crisis personal, Peter Scazzero se dedicó en cuerpo y alma a ayudar a otras personas "espirituales, pero emocionalmente inmaduras", logrando excelentes resultados.

Tiene una página web donde recoge parte de su trabajo,
www.emotionallyhealthy.org

sábado, febrero 15, 2014

Visión del infierno de Santa Faustina Kowalska


Visión del infierno de Santa Faustina Kowalska, según lo escribió en su diario: 

“Hoy, fui llevada por un ángel a las profundidades del infierno. Es un lugar de gran tortura; ¡qué imponentemente grande y extenso es! Los tipos de torturas que vi: la primera que constituye el infierno es la pérdida de Dios; la segunda es el eterno remordimiento de conciencia; la tercera es que la condición de uno nunca cambiará; (160) la cuarta es el fuego que penetra el alma sin destruirla; es un sufrimiento terrible, ya que es un fuego completamente espiritual, encendido por el enojo de Dios; la quinta tortura es la continua oscuridad y un terrible olor sofocante y, a pesar de la oscuridad, los demonios y las almas de los condenados se ven unos a otros y ven todo el mal, el propio y el del resto; la sexta tortura es la compañía constante de Satanás; la séptima es la horrible desesperación, el odio de Dios, las palabras viles, maldiciones y blasfemias. Éstas son las torturas sufridas por todos los condenado juntos, pero ése no es el extremo de los sufrimientos. 


Hay torturas especiales destinadas para las almas particulares. Éstos son los tormentos de los sentidos. Cada alma padece sufrimientos terribles e indescriptibles, relacionados con la forma en que ha pecado. Hay cavernas y hoyos de tortura donde una forma de agonía difiere de otra. Yo me habría muerto ante la visión de estas torturas si la omnipotencia de Dios no me hubiera sostenido. –


 Debe el pecador saber que será torturado por toda la eternidad, en esos sentidos que suele usar para pecar. (161) Estoy escribiendo esto por orden de Dios, para que ninguna alma pueda encontrar una excusa diciendo que no hay ningún infierno, o que nadie ha estado allí, y que por lo tanto nadie puede decir cómo es. 


Yo, Sor Faustina, por orden de Dios, he visitado los abismos del infierno para que pudiera hablar a las almas sobre él y para testificar sobre su existencia. No puedo hablar ahora sobre él; pero he recibido una orden de Dios de dejarlo por escrito. Los demonios estaban llenos de odio hacia mí, pero tuvieron que obedecerme por orden de Dios. Lo que he escrito es una sombra pálida de las cosas que vi. Pero noté una cosa: que la mayoría de las almas que están allí son de aquéllos que descreyeron que hay un infierno. 


Cuando regresé, apenas podía recuperarme del miedo. ¡Cuán terriblemente sufren las almas allí! Por consiguiente, oro aun más fervorosamente por la conversión de los pecadores. Suplico continuamente por la misericordia de Dios sobre ellos. Oh mi Jesús, preferiría estar en agonía hasta el fin del mundo, entre los mayores sufrimientos, antes que ofenderte con el menor de los pecados”.




jueves, febrero 13, 2014

Un nuevo «delito» está a punto de ser inventado: la «abortofobia»

QUIEN SE OPONE AL ABORTO ES QUIEN SE CONVIERTE EN EL «CULPABLE» A CASTIGAR


La enésima paradoja de nuestro tiempo es el delito de «abortofobia», un concepto simplemente surrealista que vendría a significar el acto de oponerse al aborto, aunque sea una oposición intelectual en vez de física.Y la primera víctima, en Francia, fue un hombre de 84 años, Xavier Dor, que fue declarado culpable de dar a una mujer embarazada un par de zapatos de bebé con el fin de disuadirla de abortar. Deberá pagar una multa de 10.000 euros o corre el riesgo de ingresar un mes en la cárcel.



-

lunes, febrero 03, 2014

Casa del libro total con lo mejor de la cultura en Febrero

En la Casa del Libro Total vuelve con lo mejor de la cultura

Del 1 de febrero al 1 de marzo, nuestra casa gira en torno al tema de la SÍNTESIS . Visita cuatro muestras que evidencian cómo la unión de varios elementos da vida a múltiples creaciones atemporales y singulares:

Sala 1 – “Sincretismo al pincel” del XXXI Salón de Artes Visuales Ciudad de Málaga
Salas 6 y 8 “Zumo de Paisaje” de Jairo Velandia
Pasillos y sala Libro Total – “Síntesis” de Juan Carlos Prada
Televisores de la Casa “Máscaras…Luego Existo” de José Luis Romo Martín.



Lunes 3 de febrero
¿Cómo se hacen las cosas?
Esculpiendo en vivo con Juan Carlos Prada (Barichara)
9:00 a.m.

Martes 11 de febrero
Inauguración del VI Festival de Blues y Jazz
Con la banda “Los Nómadas” de Perú
Dirige: Fundación Cultural Café Jazz
6:30 p.m.


Miércoles 12 de febrero
Pintando en la Casa
Con el artista Leonardo Gélvez
9:00 a.m.

Jueves 13 de febrero
¿Cómo se hacen las cosas?
Esculpiendo en vivo con Juan Carlos Prada (Barichara)
9:00 a.m.

Viernes 14 de febrero
Puesta en valor de la vida y obra de Juan Carlos Prada, Jairo Velandia, José Luis Romo y del XXI Salón de Artes Visuales Ciudad de Málaga
Dirige: Fundación el Libro Total
6:30 p.m.


Miércoles 19 de febrero
CineActo
Una nueva forma de ver películas
Película: Muerte en Venecia (Italia, Francia; 1971)
Director: Luchino Visconti
6:30 p.m.

Jueves 20 de febrero
Café de la Casa
Disfrute de buena música y un café, la Casa invita
Canciones country y jazz con Fin Costello y su banda
6:30 p.m.

Viernes 21 de febrero
Tributo a Green Day
Con la agrupación ANEURISMA
Dirige: El Área Estudio
6:30 p.m.

Jueves 27 de febrero
Lanzamiento del libro “Triunfar o Morir en el Intento”
Dirige: Diego Fabián Parra
6:30 p.m.

Viernes 28 de febrero
Show de Actantes
Dirige: Fundación El Libro Total
6:30 p.m.

Casa del Libro Total
Calle 35 # 9 - 81
Tel. (57-7) 6343558 - 6348900 Fax (57-7) 6455869
Bucaramanga, Colombia
El Libro Total (www.ellibrototal.com)
Sistemas y Computadores S.A. (www.syc.com.co)

Ernesto William Rojas D.
Analisis y desarrollo
www.hombredebarro.blogspot.com
e-mail: ewilliamrojasd@gmail.com
skype:  ernesto.william
movil  319-2251804

SERVINFO
Calle 34 nro. 24-54  of. 207
Centro Comercial Cosanjoyas
Tel  6839331
movil 317-5672548
        310-3056331



Seguidor del Catesismo de la Iglesia

Reflexion y Vida

Punto de Vista

Radio Vaticano - La voz del Papa y de la Iglesia dialogan con el mundo

Enlaces que no puedes dejar de ver